32.131 parados de Terrassa no reciben ninguna prestación

01.05.2016 | 20:38
El dinero destinado a prestaciones para las personas en situación de desempleo no ha dejado de disminuir en los últimos años.
El dinero destinado a prestaciones para las personas en situación de desempleo no ha dejado de disminuir en los últimos años.

El 48,3% (32.131 personas) de los 66.529 parados registrados en la comarca no perciben ningún tipo de apoyo económico. Así se desprende del último informe elaborado por el observatorio económico y laboral del Consell Comarcal del Vallès Occidental y que dedica especial atención a las prestaciones por desempleo en la comarca. El estudio concluye que la tasa de cobertura de los desempleados vallesanos se sitúa así en el 51,7% y cae un 15,8% respecto al año anterior
Los datos del informe indican que esta tasa ha seguido una tendencia a la baja a lo largo de los años independientemente de la evolución del paro registrado. En el año 2012, fecha de inflexión en que alcanzó el máximo nivel de paro en la comarca (85.818 parados), las prestaciones por desempleo cubrían el 63% de los parados. A partir de 2013, a pesar de iniciarse una tendencia positiva de reducción del paro, la tasa de cobertura ha ido disminuyendo ininterrumpidamente.

La comarca tiene una tasa de cobertura ligeramente por debajo de la tasa provincial (ese 51,7% respecto a un 53,6%) y ha pasado de un 77,1% en junio de 2008 al citado 51,7% de finales de 2015.

Las razones
Básicamente, por la disminución de las prestaciones contributivas, dado el aumento de los parados de larga duración, y por no aumento sostenido de prestaciones asistenciales. Por municipios, siete de los veintitrés municipios están por debajo de la tasa de cobertura comarcal. La tasa más baja la presenta Gallifa (37,5%), seguido por Rellinars (38,5%) y Terrassa (47,1%). Por otra parte, entre los municipios con una tasa de cobertura por encima de la comarcal destacan Ullastrell (68,0%), Palau-Solità i Plegamans (63,0%) y Sant Quirze del Vallès (60,7%).

Más allá de la disponibilidad económica de las prestaciones, dos razones vinculadas a las características del mercado laboral inciden fuertemente en el acceso a las prestaciones.

Por un lado, el notable incremento de los parados de larga duración, el 47% en diciembre de 2015, lo que explicaría que una "parte importante de los parados pierden el derecho a percibir una prestación, contributiva o asistencial, a medida que aumenta el tiempo en situación de desempleo", dice el estudio. En este sentido, el informe publicado señala una disminución acusada del peso de las prestaciones contributivas a lo largo de los años, así como una evolución de las prestaciones asistenciales desigual que, a excepción de un incremento entre 2008 y 2010, descienden de manera constante hasta la actualidad. Hay que remarcar que, a partir de diciembre de 2014, el número de prestaciones asistenciales otorgadas supera ya las prestaciones contributivas.

Un segundo elemento es la alta temporalidad de la contratación. En la comarca, la rotación laboral es bastante elevada: en 2015 un trabajador tenía de media 2,12 contratos al año, frente 1,82 contratos en 2007. Esta elevada rotación en la trayectoria laboral de la población ocupada puede dificultar la acumulación de los períodos de cotización mínimos para acceder a una prestación durante los periodos de paro.

Finalmente, con respecto a la tasa de cobertura de los diferentes tipos de prestaciones, son significativas las de carácter contributivo (22%) y, sobre todo, las de nivel asistencial (24,1%), mientras que la renta activa de inserción ( 5,2%) y el programa de activación para el empleo (0,4%) son muy poco significativas en términos de cobertura .Respecto el semestre anterior, todas las tipologías reducen su número.

Destaca, a pesar de su poco peso relativo, la caída de las prestaciones del programa de activación para el empleo en su primer año de vigencia, pasando de 647 a 256 prestaciones. En términos relativos, cae por segundo semestre consecutivo la renta activa de inserción (-8,6%), después de haber crecido de manera constante, aunque discreta, desde 2008. Caen también las prestaciones de carácter asistencial (-3,4%) y contributivo (-3,2%).

LA CIFRA
-25,4%. Es el porcentaje que ha caído la tasa de cobertura a los desempleados en la comarca desde 2008.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas