Fustes Solanellas apuesta por la puerta de seguridad más resistente e inteligente

04.04.2016 | 04:22
Andreu Maldonado y Pere Solanellas muestran la puerta inn.door, toda una revolución en el mundo de la seguridad.
Andreu Maldonado y Pere Solanellas muestran la puerta inn.door, toda una revolución en el mundo de la seguridad.

La empresa egarense Fustes Solanellas, con extensa experiencia en puertas de seguridad, ha firmado un acuerdo con la barcelonesa INN Solutions para ser la distribuidora oficial para el sector industrial de la madera de la revolucionaria puerta inn.door y se centrará exclusivamente en ella en este campo, ya que considera que no hay un "producto de tanta calidad en el mercado", afirma Pere Solanellas, gerente de la firma egarense

Andreu Maldonado, gerente de INN Solutions, empresa barcelonesa que fabrica la inn.door, puerta de seguridad más innovadora y segura que hoy en día se puede encontrar en el mercado europeo, añade "que hemos reinventado la puerta de seguridad para hacer frente a la especialización de los ladrones". Esta puerta combina resistencia y tecnología y su irrupción hace apenas tres años ha revolucionado el sector. "Introduce el concepto de la detección anticipada del intento de robo, ya que su alarma se activa en el interior de la vivienda cuando el agresor todavía está intentando franquear la puerta y tiene ante sí todavía mucho "trabajo" por delante, dice Andreu Maldonado.

Al estar la puerta equipada con un dispositivo electrónico que lanza un SMS a los números de móviles determinados -que pueden ser hasta cinco-, informando de que está siendo atacada, el titular del inmueble tiene conocimiento al instante de lo que está sucediendo ante la puerta de su vivienda y puede avisar a las fuerzas de seguridad. Con ello, la reacción y el aviso a la Policía pueden ser prácticamente inmediatos.

Una opción avanzada
Según Andreu Maldonado, esta puerta es una solución tecnológicamente avanzada que protege de los ataques más "sofisticados del momento". ¿Cómo lo consigue?. Primero, por su propio diseño y construcción que asegura la resistencia física de la puerta. "Está construida sin tubos de hierro y se basa en un entramado de capas y entre-capas de omega de acero, lo que le permite contrarrestar las holguras creadas ante la deformación por el ataque con arietes, palancas, cuñas de acero o gatos hidráulicos", comenta. Pere Solanellas añade que realmente es una puerta de seguridad con base de acero galvanizado endurecido; la madera exterior es únicamente decorativa. Soporta, dice Maldonado, una presión frontal de cinco mil kilos y una presión lateral (marcos) de 2.100 kilos.

Pero la inn.door no es sólo resistencia, sino también inteligencia. "Hasta la fecha, se relacionaba seguridad con alarma. Pero la alarma empieza a funcionar cuando el ladrón está dentro de casa. Por lo tanto, éste siempre dispone como mínimo de 5 o 6 minutos para actuar con total impunidad", comenta el gerente de INN Solutions, que aporta un dato revelador: en el "cincuenta por ciento de casos de robos en Catalunya, el afectado tenía alarma en el interior". Con esta innovadora puerta, este concepto cambia totalmente. "Cuando el ladrón empieza a actuar en el entorno del sistema de cierre de la puerta, se dispara inmediatamente la alarma. Realmente, la revolución en el sector ha venido por aquí porque hemos adelantado al exterior de la vivienda la detección del intento de robo", comenta Andreu Maldonado. Y "ganar" tiempo en estos casos es fundamental. La activación se produce cuando se rompen algunos de los detectores trampa protegidos por el cuerpo de acero "mucho tiempo antes de que el delincuente" vea la mínima opción de entrar en la vivienda. Esa electrónica oculta en la puerta de seguridad permite, por tanto, una vigilancia 24 horas al día, y está preparada para avisar mediante sms a cinco móviles distintos. "El dispositivo funciona con cualquier tarjeta SIM de prepago o contrato", comenta Solanellas, que añade que la puerta, una vez instalada, no conlleva cuotas mensuales de mantenimiento como incluyen otros sistemas de seguridad, como las alarmas. "En unos años, la inversión está más que amortizada", dice este empresario. La propia llave de la puerta también es inteligente: si alguien intenta hacer una copia el propietario lo sabrá al momento pues le llegará un mensaje sms informando de ello.

La puerta se ofrece en tres modelos: básico, modelo Pro y Smart. Su precio oscila, ya instalada, entre los 2.600 y los 3.300 euros. La irrupción en el mercado de la inn.door ha sido todo un éxito. INN Solutions ya está implantada en todo el territorio español y ahora se plantea su salto al exterior.

LA CIFRA
2.600 euros. Es el precio aproximado del modelo básico de la puerta inn.door.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas