El Banco Santander se adelgazará

02.04.2016 | 04:22
El Banco Santander tiene previsto cerrar principalmente sus oficinas más pequeñas.
El Banco Santander tiene previsto cerrar principalmente sus oficinas más pequeñas.

El Banco Santander ha anunciado a los sindicatos una reestructuración de su red comercial y de sus servicios centrales que supondrá un ajuste de su plantilla y el cierre de 450 oficinas en España, según fuentes próximas a las negociaciones consultadas por Efe. Aunque aún está por decidir la reducción en el número de empleados, el gigante financiero que preside Ana Botín tiene previsto echar el cierre al 13 por ciento de su red de sucursales en España, lo que se traduce en unas 450 oficinas.

Afectaría principalmente a las de menor tamaño, aquellas que tienen entre uno y tres empleados, para conseguir tener otras más grandes, con más recursos humanos y técnicos, más rentables y que permitan al grupo seguir estando presente en todo el territorio español y en las poblaciones en las que ya está.

El banco confía en acelerar su transformación comercial y está convencido de que el éxito del negocio bancario pasa por la combinación de una red de oficinas potente, con capacidades multicanal de vanguardia, explican las fuentes consultadas.

La entidad lleva tiempo apostando por desplegar un nuevo concepto de sucursal, más multicanal y enfocado en la atención especializada al cliente y para ello adaptará 350 oficinas en 2016 al nuevo modelo corporativo, que pretende alcanzar un millar en 2018.

Reacción
Las mismas fuentes añaden que el banco seguirá realizando inversiones, por ejemplo, para dotar a las oficinas de unos cajeros automáticos más modernos y con más funcionalidades, al tiempo que seguirá invirtiendo en sus capacidades digitales para poder ofrecer al cliente el mejor servicio por los distintos canales. Pero todo ello supondrá previsiblemente un severo ajuste de la plantilla, según temen los sindicatos, y un redimensionamiento de los servicios centrales de Santander España, lo que afectaría también al personal que trabaja en la Ciudad Financiera de la localidad de Boadilla del Monte.

El secretario general de UGT, Josep Maria Álvarez, afirmó ayer en Mérida que la reestructuración anunciada por el Banco Santander, que conllevará un ajuste de plantilla y el cierre de oficinas, es "un insulto a la inteligencia", especialmente tras los beneficios obtenidos y recuperados por el sector bancario. "No se puede continuar cargando sobre los trabajadores todos los ajustes", dijo Álvarez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook