El comercio internacional no tendrá un año tan favorable

19.03.2016 | 04:23
Cecot valora en un informe las dificultades que deberán asumir este año las empresas exportadoras.
Cecot valora en un informe las dificultades que deberán asumir este año las empresas exportadoras.

La patronal Cecot ha recomendado a las empresas exportadoras que tiene asociadas que atesoren "determinación" y "precaución" para afrontar los "retos" de este año 2016. El Club Cecot Internacionalització aseguró, en un comunicado, de que esta recomendación se hace en base al informe del balance del 2015, con la valoración de doce empresas internacionalizadas, y las perspectivas para el 2016 referentes al comercio exterior.

El citado club asegura que, pese a los "buenos" datos de 2015, este año no se prevé "tan favorable" para el comercio internacional, por lo que recomienda a las empresas que aprovechen al máximo sus éxitos y avances y que reaccionen "a tiempo" para no cometer los "errores" del pasado. Según el informe de 2015, la patronal destaca que "no hay duda" de que el 2015 ha sido un año "favorable" gracias a las políticas extensivas del BCE y a la bajada de los costes de la energía y las materias primas, con un crecimiento del 1,5 % de la economía de la eurozona.

No obstante, asegura en su informe que, pese a los "esfuerzos" del BCE, Europa está "lejos" de resolver "su crisis" de crecimiento y deflación, y que a nivel mundial se vislumbra un "escenario preocupante". "La crisis actual es diferente a la de 2008, ya que, más que de una crisis de liquidez, se trata de una crisis de aversión al riesgo que está provocando un escenario claro de exceso de ahorro con un déficit de demanda", asegura la patronal en el comunicado.

Entre los factores en contra para este 2016, Cecot destaca la "incertidumbre" política en España después del 20-D, aunque afirma que estos meses aún "arrastran" la inercia "positiva" de finales del 2015, con unas caídas de los mercados financieros que "no se reflejan" en la realidad de las pequeñas y medianas empresas. "Las carteras de pedidos estaban llenas a finales de 2015 y, de momento, hay actividad. Pero se ha producido un cambio de sentido a nivel mundial, y en el caso de España, ha sido más pronunciado debido a la incertidumbre creada desde las elecciones del 20-D".

La patronal también destaca como un factor que marcará los próximos meses es la bajada del petróleo. En este sentido, recuerda, tal y como admite la Agencia Internacional de Energia, que el petróleo seguirá a precio de "derribo" durante 2016 y 2017. Los precios bajos provocarán probablemente un "descalabro para la industria petrolera, para la banca y consecuentemente para los mercados", dice Cecot. El supuesto acuerdo de la Opep a mediados de febrero para reducir la producción "no servirá de gran cosa más que para hacer crecer los precios del crudo de forma temporal para dejarlos caer aún más una vez el mercado constate que en realidad nadie ha recortado nada".

Tipos de interés
Los tipos de intereses seguirán bajos durante este año. "Todo hace pensar -dice Cecot- que seguiremos en un escenario de tipos bajos, especialmente en Europa y también en Japón" aunque argumenta que "queda por ver qué hará el BCE durante estos próximos meses" para intentar controlar la situación.

Cecot también hace referencia al año "crítico" que se vivirá en Estados Unidos marcado por unas nuevas elecciones, o la situación "complicada" en los países emergentes como factores que marcarán la economía del 2016. Sobre los países emergentes asegura que " las cosas pintan mucho más complicadas para los países emergentes ya que arrastran una deuda estatal y corporativo en dólares que no podrán pagar, con la consecuente crisis bancaria que ello implica. Sólo la India parece apartarse un poco de esta tendencia y no ha tenido que contener el efecto del frenazo de China con un recorte de los tipos.

En Europa, la patronal destaca la amenaza terrorista, el "problema" de la llegada de refugiados que "amenaza" con "hacer saltar por los aires" el tratado de Schengen, el referéndum sobre la Unión Europea en Gran Bretaña o el crecimiento de los populismos de derechas e izquierdas. "La enfermedad que poco a poco consume la Unión Europea no tiene su origen en la economía, sino en la política y la ideología", asegura la patronal, que apunta que el BCE no puede resolver solo los "problemas" que se han creado, "ni puede restaurar la prosperidad sin voluntad política.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas