Domenech (BBVA): El nivel de desempleo en España es una anomalía internacional

11.03.2016 | 04:21
El economista jefe del Servicio de Estudios del BBVA, Rafael Domenech.
El economista jefe del Servicio de Estudios del BBVA, Rafael Domenech.

El economista jefe del Servicio de Estudios del BBVA, Rafael Domenech, ha considerado que el nivel de desempleo en España es una "anomalía internacional" y ha advertido de que "el listón del sistema productivo es tan alto" que sólo los trabajadores con formación tienen contratos estables.
En el primer encuentro sobre economía laboral, organizado por el Consejo General de Economistas y el Colegio de Economistas de Madrid, Domenech también ha dicho que si España hubiera gozado de flexibilidad salarial al principio de la crisis "se habría evitado la destrucción de dos millones de empleos".
Domenech ha asegurado que el 80 % de los países del mundo tienen unas condiciones productivas peores que la economía española y, sin embargo, casi todos ellos tienen tasas de desempleos menores, entre el 5 y el 10 %.
El economista jefe ha insistido en que si se "pone el listón muy alto sólo los mejores saltadores podrán superarlo" y con la economía española pasa lo mismo.
Según Domenech, "España está pidiendo a su sistema productivo demasiado, más de lo que puede dar, y se pone el listón tan alto y la exigencia es tan grande que eso genera un desempleo estructural", entre el 15 y el 16 % en las últimas décadas y superior al 20 % desde la crisis.
Domenech ha explicado que el 21 % de desempleados está por debajo de ese listón, el 26 % de los contratos temporales y precarios y "un porcentaje equis de economía sumergida", es decir, que la mitad de la población en edad de trabajar no está en condiciones de traspasar esas barreras.
El economista jefe del BBVA ha considerado que sólo hay dos formas de solucionar esto: bajando el listón del mercado del trabajo, haciendo que "todo sea más sencillo para las empresas" y mejorando las políticas activas "ayudando a que la gente salte".
Todo lo que sea "ir en dirección contraria" aumentando las exigencias en el mercado de trabajo, supondrá abocar a mucha gente al fracaso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook