Los trabajadores del nuevo servicio de ambulancias convocan 3 días de huelga

22.01.2016 | 04:22
Una de las ambulancias de la UTE Falck-Ambulàncies Vallès, que prestan el servicio en Terrassa.
Una de las ambulancias de la UTE Falck-Ambulàncies Vallès, que prestan el servicio en Terrassa.

La plantilla de la UTE Falck-Ambulàncies Sabadell, nueva concesionaria del servicios de ambulancias en Terrassa y el conjunto del Vallès Occidental, aprobó ayer convocar tres jornada de huelga para exigir la readmisión de ocho trabajadores que fueron despedidos el pasado lunes. De esta manera, la plantilla, que está integrada por unos trescientos empleados, reacciona de inmediato contra la "política de hechos consumados" que ha "evidenciado la empresa con unos despidos que hemos conocido una vez realizados, y que por lo tanto, no ha existido ninguna posibilidad de negociación", comentaron ayer a Diari de Terrassa fuentes del comité de empresa de esta UTE en el Vallès Occidental. Entre hoy y mañana se conocerá los días en que se convocarán estos paros, que afectarán tanto a los servicios urgentes como no urgentes. Posteriormente, se abrirá un periodo de mediación.

Los trabajadores afectados, entre ellos, personal con diez años de antigüedad (proveniente de la anterior concesionaria) han sido despedidos alegando causas objetivas por motivos de organización y han recibido la indemnización mínima que marca la ley (veinte días por año trabajado). Se trata de conductores y técnicos de servicios no urgentes. De ellos, seis estaban adscritos a la base central de Falck-Ambulàncies Sabadell situada en Sant Quirze del Vallès y dos en la base satélite de Terrassa. Todos procedían de la anterior concesionaria, Ambulàncies Egara.

Unificación de zonas
Esas fuentes aseguran que la empresa justifica la reducción de personal debido a la unificación de las zonas de Terrassa y Sabadell en un único lote (el Vallès Occidental) en el último concurso de concesión. Esta reorganización ha supuesto que Santa Perpètua de Mogoda dependa ahora del lote del Vallès Oriental, que gestiona Falck en solitario. La compañía también argumenta que gracias a la implementación de un nuevo sistema de gestión se coordinan mejor los servicios y que se ha registrado una "ligera caída" de la actividad. El comité no comparte estos argumentos y especialmente el último, "ya que apenas llevamos algo más de dos meses con la nueva concesión". El grupo danés Falck y Ambulàncies Sabadell se estrenaron en el conjunto del Vallès Occidental, que incluye Terrassa y Sabadell, el pasado el 5 de noviembre. El arranque no fue fácil. Tal y como publicó este diario en su día, el nuevo operador sufrió problemas técnicos y tecnológicos en la transmisión de datos que afectaron a los servicios programados (no urgentes), que sufrieron bastantes incidencias, especialmente durante los primeros días de la nueva concesión. "El arranque no fue muy bueno y ahora es cuando empezábamos a funcionar, aunque tampoco se puede decir que la empresa se haya asentado aún del todo. Todavía llegamos con demora a muchos servicios", dice el comité. "En definitiva, que el servicio ha mejorado pero no tanto como para empezar a prescindir de trabajadores", añade. Los despidos han causados gran indignación en la plantilla. Ayer se celebraron dos asambleas en la base de Sant Quirze del Vallès y la opción de la huelga fue apoyada por prácticamente unanimidad. La empresa Falck no dio ayer su versión de este conflicto, a pesar de la solicitud realizada en este sentido por Diari de Terrassa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook