El IBEX 35 pierde un 1,5% y cierra por debajo de los 9.100 puntos

08.01.2016 | 04:25
Un panel informativo de la Bolsa de Madrid muestra la evolución del IBEX 35, ayer.
Un panel informativo de la Bolsa de Madrid muestra la evolución del IBEX 35, ayer.

La Bolsa española, que llegó a perder los 8.900 puntos durante la sesión de ayer, consiguió terminar la jornada por encima del nivel de los 9.000, tras caer el 1,5%, afectada por las bolsas chinas, el abaratamiento del petróleo y la revalorización del euro.

En concreto, en una jornada en la que la prima de riesgo subió a 120 puntos básicos, el principal indicador del mercado nacional, el IBEX 35, se dejó 138,10 puntos, equivalentes al 1,5%, para cerrar en 9.059,30 puntos. En los primeros días del año, la Bolsa española pierde el 5,08 %.

Todos los grandes valores del IBEX 35 cerraron en rojo, encabezados por Repsol, con una caída del 3,96%, seguido de Banco Santander, que perdió el 2,05%; BBVA el 1,28%; Telefónica el 0,77%; Inditex el 0,35% e Iberdrola el 0,08%.

En el Viejo Continente, al igual que el mercado nacional, los principales parqués terminaron con importantes pérdidas; Fráncfort retrocedió el 2,29%; Londres, el 1,96%; el índice Euro Stoxx 50 el 1,74%; París el 1,72% y Milán 1,14%.

En una jornada en la que el euro cotizó a 1,086 dólares (el miércoles se cambiaba a 1,076 dólares), se conoció que el desempleo bajó una décima en noviembre en la zona del euro (hasta el 10,5%) en tanto que las ventas minoristas cayeron el 0,3% en la eurozona y subieron el 0,2% en la UE.

Dudas sobre la economía
Pese a conocerse estos datos, la atención de los inversores se centró en el nuevo desplome del mercado chino, que tras ser suspendido de cotización de forma adelantada, llevó a las principales plazas continentales a cerrar en negativo.

En concreto, las bolsas chinas cerraron por segundo día en esta semana de forma adelantada, ante las caídas del 8,24% que registraba el mercado de Shenzhen, y del 7,04% en Shanghái.

Los expertos consideran que uno de los principales motivos del hundimiento de las bolsas chinas se debe a la depreciación del yuan, que se sitúa en niveles de febrero de 2011 (6,59 dólares), además de las dudas sobre su economía.

La situación del mercado chino llevó al IBEX 35 a dejarse un 2,4% en la apertura hasta perder el nivel de 9.000 puntos.

Minutos más tarde, tocó mínimos del día por debajo de 8.900 puntos tras caer más de un 3,3%, afectado también por la caída del precio del petróleo, que llegó a venderse a 32,16 dólares -nivel de abril de 2004-, aunque después se recuperó hasta superar 34 dólares.

Pese a las importantes pérdidas que registraba la Bolsa española, la apertura de Wall Street con una caída menos abultada y la eliminación por parte de China del mecanismo automático de suspensión de los mercados en caso de movimientos bruscos ayudaron al mercado a reducir las pérdidas finalmente hasta el 1,5 %.

La mayor caída del IBEX 35 la registró Sacyr, al dejarse el 5,77%, seguida de ArcelorMittal, que retrocedió el 5,33% y OHL, con una bajada del 5,12%.

Por el contrario, Endesa, que se revalorizó el 1,02% y FCC, el 0,73%, fueron los dos únicos valores que cerraron al alza.

En el mercado continuo, donde negociaron 3.700 millones de euros, Abengoa "B" lideró los descensos al bajar el 9,65%, mientras que Iberpapel fue la que más se revalorizó, el 4,87%.

Mecanismo automático
Las autoridades chinas anunciaron ayer la suspensión desde hoy del mecanismo automático de suspensión de las bolsas en caso de movimientos bruscos, que ya ha cerrado los mercados en dos ocasiones esta semana causando turbulencias en todo el mundo.

La decisión fue anunciada a última hora de la noche de ayer, después de que este nuevo mecanismo, que entró en funcionamiento esta misma semana, haya causado ya el cierre anticipado de las bolsas chinas en dos ocasiones, el lunes y ayer mismo, en solo cuatro jornadas de aplicación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook