Preocupación por los cambios de tributación para autónomos

27.10.2015 | 16:23
Los autónomos sufrirán cambios a partir de 2016 con la nueva Reforma Fiscal.
Los autónomos sufrirán cambios a partir de 2016 con la nueva Reforma Fiscal.

La Reforma Fiscal indica que todas las sociedades civiles con objeto mercantil pasarán a tributar por Impuesto sobre Sociedades a partir del 1 de enero de 2016. Esto implica que deberán pasar a llevar contabilidad según el Plan General Contable y que habrá que hacer la declaración por el Impuesto sobre Sociedades aparte de la declaración por IRPF que corresponda a sus socios. Por otra parte, la Reforma Fiscal también ha provocado un cambio en la tributación por módulos de forma que de cara al 2016 los autónomos de algunos sectores verán restringida la posibilidad de seguir aplicando esta modalidad de calcular sus beneficios. Por este motivo la Organització d'Autònoms de Catalunya (Autcat) explicó en una sesión organizada en la patronal Cecot esta nueva situación. Estos cambios han generado importantes dudas en este colectivo. La sesión reunió a un centenar de asistentes. Según Enric Rius, asesor fiscal y financiero de la Cecot, vocal de Autcat y ponente, "estos cambios provocarán que todas las SCP s (sociedades civiles patrimoniales) y muchos autónomos deberán decidir antes de que se acabe este año, como quieren tributar a partir del 1 de enero de 2016 e incluso, con qué forma jurídica quieren actuar a partir del año próximo".

Cuatro opciones
Durante el acto se explicó que en el caso de las SCP s hay cuatro opciones a tomar en el último trimestre de 2015 y que se harán efectivas el 2016: la primera sería seguir igual, la SCP seguiría igual con la única diferencia de que pasaría a tributar por IS (Impuesto de Sociedades); la segunda sería disolver la SCP y seguir la actividad como autónomo y por tanto tributando por IRPF (Impuesto sobre la renta de las personas físicas); la tercera disolver la SCP y constituir una nueva SL (sociedad limitada) que tributaría por IS y la cuarta disolver la SCP y constituir una nueva CB (Comunidad de bienes) que seguiría tributando igual por IRPF. Según Rius, "estas decisiones son muy personales para cada caso concreto, dado que es muy importante conocer el origen, composición, motivación y estructura de cada SCP. No valen planteamientos estándar. No hacer nada ya conlleva una acción y unas consecuencias, que son tributar a partir del 1 de enero de 2016 por IS".

En el caso de los módulos, se modifica el sistema con nuevos límites y actividades excluidas. Por tanto, es necesario revisar cada una de las situaciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook