La Obra Social La Caixa impulsa 15 proyectos biotecnológicos

16.09.2015 | 04:23
Una investigadora de Oryzon, en Cornellá, sede que inauguró ayer la ministra de Ciencia.
Una investigadora de Oryzon, en Cornellá, sede que inauguró ayer la ministra de Ciencia.

La Obra Social de la Caixa, a través del programa CaixaImpulse, ha destinado 1,6 millones de euros a respaldar quince proyectos biotecnológicos de los campos de las ciencias de la vida y de la salud que persiguen mayoritariamente mejorar la vida de las personas.

En la presentación del programa CaixaImpulse, pionero en el sur de Europa, el director general de Caixa Capital Risc, Carles Trenchs, explicó que el objetivo principal de esta primera edición es "ayudar a que la ciencia que se genera en nuestro país tenga más posibilidades de llegar al mercado, es decir, tenga una aplicación práctica en el día a día de nuestros ciudadanos".

Trenchs señaló que para que una investigación tenga éxito "hace falta reunir dos factores: talento y capital; el programa persigue poner en contacto los proyectos seleccionados con personas del ámbito empresarial para poder comercializar los productos finales, además de poner a su alcance el capital necesario".

En este sentido, el director del área de Ciencia y Medio Ambiente de la Fundació La Caixa, Enric Banda, relató que cada participante tendrá un soporte económico de 50.000 euros para la ejecución de los planes de valoración, además de recibir una formación "a medida" valorada en 15.000 euros.

Esta formación se basa en recibir asesoramiento por parte de expertos de cada campo, acciones de mentoría y en llevar los proyectos a grandes eventos para que generen contactos de valor en la industria con inversores y con el mercado.

Asimismo, CaixaImpulse ha diseñado un programa de acompañamiento para que los investigadores reciban información constante sobre su proyecto por parte de la industria, el mercado y los expertos de referencia en cada campo.

Realidad del mercado
Por último, uno de los "rasgos distintivos" del programa es la inmersión en la realidad del mercado, donde contarán con el apoyo y la guía de profesionales del mundo empresarial y de estudiantes de másteres relacionados con la biotecnología de diversas escuelas de negocio del estado, como Esade o Iese, entre otras.

En la presentación de la primera edición del CaixaImpulse, han sido dados a conocer tres de los 15 proyectos seleccionados, procedentes de Catalunya, Navarra, Andalucía, Madrid y Galicia.

En primer lugar, el investigador del Institutt de Bioingeniería de Catalunya (IBEC), Xavier Puñet, ha relatado que Dermoglass, un apósito inteligente para el tratamiento de heridas crónicas provocadas por úlceras, es el resultado de un trabajo que ya ha sido probado con animales y que ha conseguido "muy buenos resultados".

También explicó su proyecto la representante del Consorci del Institut Català de Ciències Cardiovasculars, Lina Badimon, que trata de "buscar una solución a una necesidad médica no cubierta" en el campo de las enfermedades cardiovasculares. En concreto, Apo J-Glyc es un dispositivo que sirve para diagnosticar qué tipo de afectación cardíaca padece el paciente que va a urgencias con dolor de pecho y reducir así el tiempo que necesitan los profesionales sanitarios para la toma de decisiones.

Programa del CAR
El tercero de los proyectos presentados lo lleva a cabo el CAR de la Agencia Estatal del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y se denomina Werium Solutions. Su responsable, Eduardo Rocon, lo definió como una solución que "permitirá mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad, sobre todo en niños con parálisis cerebral", ya que el proyecto busca proporcionar tecnologías "asequibles". Así, la principal innovación de Weirum Solutions consiste en ofrecer una única solución para crear un nuevo canal de acceso al ordenador para personas discapacitadas, además de desarrollar una nueva forma de rehabilitación física basada en videojuegos.

Un kit para la detección precoz del Alzheimer, una terapia con células madre para el tratamiento de enfermedades hepáticas, pulmonares y pancreáticas, una herramienta para el control doméstico de la creatinina en enfermos renales y una nueva estrategia para combatir infecciones bacterianas, especialmente pulmonares, son otros de los proyectos seleccionados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook