Pimec pide trasladar el saber de las universidades a las pymes

15.07.2015 | 04:20
Josep González es el presidente de Pimec.
Josep González es el presidente de Pimec.

El presidente de Pimec, Josep González, ha asegurado que el "reto" que tienen por delante las patronales, las administraciones y las universidades es que el conocimiento que se genera en éstas llegue a las pequeñas y medianas empresas, ya que ahora su porcentaje de aplicación es bastante bajo. Durante la rueda de prensa de presentación del Anuario de la Pimec catalana, González explicó que ahora apenas hay orientación de las universidades para transmitir el conocimiento a las pymes y que este acercamiento es "fundamental" ya que el porcentaje de aplicación del mismo es "bastante bajo".

Intensidad tecnológica
El Anuario de la Pyme catalana 2015 es una radiografía de la pequeña y mediana industria catalana del año 2013, que representa el 58,4% del Valor Añadido Bruto (VAB) catalán, frente al 37,1% que aportan las grandes empresas y el 4,5%, la administración pública. Sin contar a la administración pública, las pymes representaban en el año 2013 el 99,8% de las empresas catalanas, el 70% de los ocupados y el 61,2% del VAB.

Durante el año 2013, en Catalunya se perdieron un total de 3.702 pymes, principalmente del sector primario, siendo el sector servicios el único que tuvo un crecimiento en el número de empresas, con 1.193 más que el año anterior.

Durante el año 2013, también se produjo una mejora de la rentabilidad financiera, debido, en parte, a una reducción de los costes financieros y al aumento del margen, y, en menor medida, de la rentabilidad económica.

También se registró una mejora de la competitividad del factor trabajo a partir de una reducción de los gastos de personal por ocupado y de un pequeño incremento de la productividad por ocupado.

El estudio apunta que un 26% de la pymes son exportadoras, destacando los sectores químico y de material de transporte, lo que contrasta con el 86% de las grandes empresas que venden al exterior.

El anuario de este año incluye un monográfico sobre la intensidad tecnológica de las pymes manufactureras, que representan el 10% de las empresas de Catalunya y el 16,7 en cuanto a ocupación con datos del 2014.

En este año las pymes manufactureras aumentaron un 1,5% en Catalunya con respecto al 2013, siendo la primera vez que se registra crecimiento en los últimos años, al igual que en el número de trabajadores que emplean, con un aumento del 1,9%.

La pyme manufacturera catalana ocupa, de media, a 14,5 personas, factura 2,7 millones de euros y tiene unos activos de 2,5 millones. Las pymes con alta y media intensidad tecnológica ocupan al 30% de los trabajadores.

El estudio apunta que las pymes con una intensidad tecnológica alta y mediana alta se sitúan muy por encima de los valores de media del conjunto de la pequeñas y medianas empresas manufactureras, mientras que las de intensidad tecnológica baja y media-baja disponen de menos empleados, ingresos y activos. El 27% de las pymes manufactureras exportan y, por encima de la media se sitúan las de intensidad alta (36%), y, sobre todo las de intensidad tecnológica media-alta (42%), frente a los niveles más bajos de las de intensidad tecnológica media-baja (21%) y las de baja (24%).

El estudio constata que cuanto más elevada es la intensidad tecnológica, más alta es la rentabilidad obtenida por las pymes industriales, tanto financiera como económica, y también se registra mejor productividad y competitividad en las pymes de mayor intensidad tecnológica.

González apuntó que espera que la tendencia positiva que se está empezando a ver en las pymes manufactureras se extienda al resto de sectores y ha recordado que el 30% de las empresa han muerto por dificultades financieras durante la crisis. Para González, la economía está mejorando y evolucionando bien y se está notando un incremento de actividad en las empresa, aunque seguimos con una elevada tasa de paro y un alto endeudamiento.

El director territorial de Catalunya de Banc Sabadell, que colabora en la elaboración del anuario, Lluis Buil, dijo que los datos del estudio todavía corresponden a una fase de crisis, pero que cuando se elabore el del 2014 las cosas empezarán a cambiar, porque estamos en un entorno "mucho más favorable", con menos impacto de los ajustes y donde las reformas estructurales "empiezan a dar sus frutos".


tendencia positiva

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook