200 personas recorrieron Terrassa con la Marcha contra el paro y la precariedad

09.07.2015 | 04:20
Los participantes de la Marxa contra el paro y la precariedad, ayer a su paso por la calle de Sant Quirze.
Los participantes de la Marxa contra el paro y la precariedad, ayer a su paso por la calle de Sant Quirze.

Esta semana recorre toda la provincia de Barcelona la tercera edición de la III Marxa per una Catalunya sense atur, precarietat, pobresa i desigualtat, que recibe el apoyo de numerosas entidades, movimientos sociales, sindicatos y partidos políticos. La manifestación comenzó el lunes en Badalona y, tras pasar por Santa Coloma de Gramenet, Montcada i Reixach, Granollers, Ripollet, Cerdanyola y Sabadell, el martes, a las siete y media de la tarde llegó a Terrassa.

Unas 200 personas salieron de la estación de la renfe y bajaron por la calle del Nord portando varias pancartas y banderas republicanas, catalanas y, como no, de Grecia. Los manifestantes gritaron en contra de las políticas de austeridad y reclamaron la derogación de la reforma laboral, la Renta Ciudadana Garantizada, la revalorización de las pensiones, la reducción de la jornada laboral a 30 horas semanales sin reducción del salario y acabar con la pobreza energética.


Parada frente a Mina y Mútua
La primera parada fue en la sede de Mina Aigües de Terrassa, en la calle Societat, donde pidieron la municipalización de la gestión del agua. "No queremos que el agua sea fuente de riqueza para nadie, pues es un derecho básico para la vida", exclamaron ante la empresa que actualmente gestiona la distribución del agua en nuestra ciudad. La Marxa continuó por la plaza de la Creu Gran y la calle Garcia Humet hasta llegar a la plaza del Doctor Robert. Allí, hicieron la segunda y más duradera parada, concretamente frente al edificio de Mútua de Terrassa, donde reclamaron una sanidad pública y de calidad.

En el manifiesto que leyeron en Mútua atacaron las directivas de la Troika y denunciaron el interés del gobierno español y el de la Generalitat por privatizar la sanidad. "Quieren que el sistema público vaya mal para llevar más clientes a la privada", afirmaron. Además denunciaron el alargamiento de las listas de espera y los "atropellos constantes" que sufren los usuarios de la sanidad pública. "A todos ello le decimos: ¡Oxi, oxi y oxi! (No en griego)", exclamaron en el manifiesto.

Tras pasar media hora en la puerta de Mútua, la Marxa per una Catalunya sense atur, precarietat, pobresa i desigualtat pasó por el Passeig Compte d'Ègara, Font Vella, Puig Novell, Sant Quirze, Baldrich, carretera de Montcada y Rubí, avenida de Santa Eulàlia hasta llegar pasadas las ocho y media de la tarde a la calle Badalona. En el polideportivo de Can Jofresa se celebró un acto de bienvenida, una cena popular y varios miembros pasaron la noche durmiendo en el propio pabellón. Hoy se entrevistarán con el alcalde, Jordi Ballart, y los concejales del Ayuntamiento y la Marxa proseguirá su camino por la provincia.

Tras pasar por Terrassa, la manifestación llegó ayer a Rubí a las 10.30 de la mañana. Después irán a Martorell, a la fábrica de la SEAT, a Abrera y a Sant Vicenç dels Horts. Hoy pasará por L'Hospitalet y a las 6 de la tarde se hará una concentración en la plaza Sant Jaume de Barcelona.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook