Desesperación entre los jugadores del Terrassa FC tras el tercer gol del Martinenc.
Fútbol. Tercera División

El colista ridiculiza al Terrassa FC

03.03.2019 | 20:10

El Terrassa FC ha entrado en crisis como consecuencia de la inesperada derrota encajada este domingo en el Camp Olímpic por 2 a 4 contra el Martinenc, colista del campeonato y que hasta esta jornada sólo había sumado un triunfo en todo el campeonato. Los egarenses han sumado un punto en las cuatro últimas jornadas, aunque mantienen la cuarta plaza con un punto más que el Horta y dos por encima del Sant Andreu. En todo caso, hay que destacar que los dos equipos barceloneses tienen un partido menos que el Terrassa. La pésima imagen mostrada por el conjunto local ha provocado que en la grada se escuchasen gritos en contra del entrenador, Cristian García, y se haya pedido su cabeza.
Lo ocurrido en el Camp Olímpic este domingo tiene pocas explicaciones. El Terrassa ha visualizado su mal momento de la forma más cruel posible, siendo avasallado por un rival que tiene escasas posibilidades de salvación. La crisis de juego de los egarenses se ha agigantado en un encuentro inexplicable, absurdo en muchas fases por la falta de recursos de los terrassistas. El 0 a 1 de Joel en el minuto 20, al aprovechar un rechace de un remate al poste de Rovira, parecía que iba a ser una anécdota cuando Coro empató siete minutos más tarde. Pero nada más lejos de la realidad porque la segunda parte del Terrassa ha mostrado todas sus carencias hasta caer en el ridículo. Jimmy ha logrado el 1 a 2 en el minuto 50 y en el 75 Marçal ha elevado el 1 a 3 al marcador. Con anterioridad, el árbitro ha anulado un gol a Arranz que hubiese supuesto el empate. Cristian había dado entrada en el descanso a Àlex Fernández por Guti, y después a José Juan, que ha debutado, y a Dani Sánchez. Pero el problema del equipo era colectivo y no residía en las individualidades.
El fútbol del Terrassa se ha convertido en un carrusel de imprecisiones, de errores injustificados y de decisiones equivocadas que han derivado en el cuarto gol del Martinenc, esta vez a cargo de Roland Garrós. Cuando el partido estaba a punto de acabar, Arranz ha hecho el segundo tanto terrassista.
Los aficionados locales han despedido al equipo con una fuerte bronca y se han generalizado los gritos en contra del técnico. La visita a Figueres del próximo domingo cobra ahora una importancia vital no sólo para seguir en la zona de promoción, sino para superar una crisis que se ha instalado en el momento más inesperado.