Uno por uno

05.02.2019 | 04:00

Ortega. Muy acertado en todas sus intervenciones. Impidió que el Cerdanyola marcase en tres ocasiones determinantes.

Yaya. Muy acertado en todas sus intervenciones. Impidió que el Cerdanyola marcase en tres ocasiones determinantes.

Sergi Valls. Asentado como nunca como uno de los pilares de la estructura defensiva. Anduvo atento e impecable.

Pallàs. Tarde complicada con un jugador como Carlos Cano, pero que resolvió mayoritariamente de forma positiva.

Dani Sánchez. No tuvo un partido sencillo dado que Ángel de la Torre fue uno de los mejores en el Cerdanyola.

Àlex Fernández. Cubrió la baja de Guzmán, aunque son futbolistas distintos. Se sacrificó para dar equilibrio al equipo.

Imaz. Jugó sólo la primera parte. Empezó como interior y acabó en la banda, donde rindió a mejor nivel.

Coro. Apareció menos de lo acostumbrado, pero a pesar de ello intervino en algunos de las mejores acciones de ataque.

Daisuke. Aunque estuvo enfermo, aportó movilidad, desequilibrio y trabajo. Y marcó el segundo gol del Terrassa.

Arranz. La pieza diferencial de este Terrassa. Volvió a ser decisivo, acumula ya 14 goles y sigue con un instinto insaciable

Carreón. Otro torrente de trabajo indiscutible. Jugó en la banda y como interior, destacando en todas las facetas.

Adri Díaz. Aunque aún falto de rodaje, tuvo acciones interesantes y participó decisivamente en el segundo gol.

Toledo. Uno de sus mejores partidos. Protagonizó acciones de un nivel extraordinario. Con ese fútbol, será protagonista.

Dani Alcayde. Tuvo el premio de debutar en el primer equipo, lo que no es poco