Apoyo desde la EF Viladecavalls al equipo femenino del Terrassa FC

04.02.2019 | 13:02

La entrenadora del equipo femenino de la EF Viladecavalls, Vero Fernández, ha mostrado su indignación por los incidentes ocurridos el sábado en el partido que su equipo jugó en el Camp Olímpic contra el Terrassa FC "B", de la Segunda Catalana femenina. El encuentro fue suspendido con 1 a 4 en el marcador después de que se produjese un altercado originado por unos insultos machistas de jugadores del equipo de veteranos del Terrassa FC a jugadoras del conjunto femenino del propio Terrassa, según explica el acta arbitral. Esas acusaciones han sido rechazadas por los veteranos, que se defienden señalando que sólo pidieron al árbitro que suspendiese el partido entendiendo que había entrado en una dinámica peligrosa en la que se podía producir alguna lesión más. Una futbolista del Terrassa había sufrido una grave lesión con anterioridad, lo que detuvo durante un tiempo el partido femenino y retrasó considerablemente el inicio del encuentro de veteranos entre el Terrassa y el Júpiter. Las jugadoras del Terrassa y de la EF Viladecavalls protagonizaron un plante en el centro del campo, con técnicos y aficionados, e impidieron que se jugase el encuentro de veteranos.

"Mis jugadoras están indignadas con las palabras que han leído de los veteranos del Terrassa", explica Vero Fernández. "Ellas vivieron la situación y saben lo que pasó. Parece que se quieran encubrir los hechos. Fue una situación muy desagradable y muy grave." Según la entrenadora del Viladecavalls, después del 1 a 4 algunos jugadores veteranos empezaron a decirles a las jugadoras que se fuesen, que era su hora. "Ahí empezaron los comentarios machistas. Y no sólo las palabras, sino las actitudes. Hablan de empujones y patadas de una jugadora, pero quien entiende que pueda producirse una reacción así sin ningún motivo. Nos querían echar del campo. Es increíble que en pleno siglo XXI aún sucedan cosas así. No te lo crees." Según el acta, jugadores veteranos del Terrassa insultaron a las jugadoras con términos como "iros a la cocina, iros a fregar, sois unas mierdas, sois unas guarras."