Los dos equipos y sus aficionados se plantaron en el campo para protestar.
Fútbol

Suspenden un partido del Terrassa femenino por presuntos insultos sexistas de los veteranos del club

04.02.2019 | 11:12

El partido de fútbol entre el segundo equipo femenino del Terrassa FC y la EF Viladecavalls, correspondiente al grupo 2 de Segunda División que se disputó el sábado en el Camp Olímpic, fue suspendido en el minuto 32 de la segunda parte tras unos serios incidentes. Según se explica en el acta, la decisión arbitral se produjo como consecuencia de un altercado que se originó a raíz de los insultos que recibieron las jugadoras locales por parte de miembros del equipo de veteranos del propio Terrassa FC, que esperaban el inicio de su partido contra el Júpiter demorado como consecuencia de una grave lesión de una jugadora egarense.
El acta arbitral relata lo sucedido con una dureza remarcable. Explica que los incidentes se originaron después del 1 a 4 conseguido por la EF Viladecavalls. "Tras la celebración del gol, las jugadoras de los dos equipos se han sentido ofendidas por parte del equipo local que iba a jugar el siguiente partido (Veterans Terrassa FC), que estaban calentando para jugar el partido de después", señala en su redactado Alexia Mayer Calvo, colegiada del encuentro. "Se han dirigido a ellas con aire de superioridad con los siguientes términos: "salir ya del campo que tenemos que jugar nosotros, este partido tendría que estar suspendido, no tendría que estarse jugando." A raíz de ello, según sigue el acta arbitral, "jugadoras de ambos equipos y parte del público han reprochado su actitud, lo que ha hecho que varios jugadores del equipo Veterans Terrassa se encararan con ellas y se dirigieran a ellas en los siguientes términos: iros a la cocina, iros a fregar, sois unas mierdas, sois unas guarras." La árbitro del partido femenino prosigue señalando que tras ello pidió al delegado del Terrassa que solicitase a los veteranos que abandonasen la zona donde estaban calentando. En ese momento, según el redactado del acta, se originó una pelea entre jugadores del Veterans Terrassa y jugadoras del Terrassa femenino y entrenadores de este equipo. Fue entonces cuando decidió suspender el partido.
Jugadoras y técnicos de los dos equipos, padres y aficionados se concentraron tras esos incidentes en el centro del terreno de juego del Camp Olímpic e impidieron que se pudiese iniciar el partido de veteranos entre el Terrassa y el Júpiter. La medida de protesta obligó a la suspensión de ese encuentro. También el domingo hubo un acto de protesta antes del partido de la categoría Preferente entre el Terrassa FC y la EF Manu Lanzarote en el que las jugadoras de los dos equipos protagonizaron una sentada reivindicativa contra las actitudes machistas.
Las versiones en relación a lo sucedido son contradictorias. Mientras que desde la sección femenina del Terrassa FC se suscribe la versión que refleja el acta arbitral y se condena la actuación de los veteranos, estos rechazan actitudes de menosprecio ni comentarios ni insultos machistas. "Lo sucedido es surrealista", ha señalado el entrenador y jugador de los veteranos del Terrassa, Celestino Jaime. "No queríamos echar a nadie del campo, estábamos dispuestos a suspender nuestro partido por el retraso en la hora de inicio. Y ni mucho menos se han producido insultos a las chicas." Celestino Jaime añade que los incidentes se originaron después de que un jugador de los veteranos recibiese un empujón y dos patadas de una jugadora del Terrassa femenino, en su opinión debido al estado de ánimo producido por la derrota y la grave lesión de una jugadora local. "Hay que ser muy cuidadoso con estas acusaciones", señala. "No podemos pedir perdón por algo que no hemos hecho. Unos jugadores nuestros le comentaron al árbitro que acabase ya el partido porque se iban a hacer daño después de una nueva lesion de una jugadora. Después vino el empujón, las patadas y toda clase de insultos a un jugador nuestro. Es alucinante lo que se ha montado después."
El Terrassa FC, por su parte, ha abierto una investigación interna sobre lo sucedido y ha convocado a los responsables de los dos equipos. El club ha emitido un comunicado en el que condena cualquier acto de violencia física y verbal y anuncia que tomará las medidas que considere oportunas. El club señala que los hechos que se produjeron "están totalmente desvinculados de los valores del Terrassa FC". "Nuestro club, que ha trabajado y continuará trabajando de una forma muy activa y enérgica por la igualdad, quiere resaltar que nuestros valores están muy alejados de la imagen que se dio." El consejo de administración ha señalado que tomará todas las medidas necesarias.