20 años del desastre de Málaga (capítulo 1)

Los detalles

28.06.2018 | 04:00

POCA RESPUESTA DE ,LA CIUDAD. La magnífica trayectoria del Terrassa FC aquella temporada y las expectativas de futuro del proyecto liderado por Josep Vall hacían pensar en un "play off" con el estadio lleno. Pero no fue así. Contra el Beasaín acudieron 6.000 espectadores; ante el Talavera 5.500; y frente al Málaga 8.000. Aquella realidad provocó la queja de los dirigentes y un durísimo ataque de Manuel Lao, presidente de CIRSA, al empresariado de la ciudad. La afición se quejó del precio de las entradas. Los abonos costaban 4.000 pesetas en general y 6.000 en tribuna para los socios, y 6.000 y 10.000 para los no socios.

LAS PEÑAS DEL SABADELL ANIMARON AL MÁLAGA. En el encuentro en el Camp Olímpic, peñas del Sabadell se desplazaron a Terrassa para animar al conjunto andaluz. Estuvieron en minoría.

VACACIONES EN BENALMÁDENA. Los rumores en relación a las primas que cobró el Beasaín de los distintos equipos del grupo estuvieron en boca de todos. Lo que sí se llevaron, porque fue público, fue un premio de unas vacaciones de dos semanas en Benalmádena que pagó una asociación de hoteleros de esta ciudad turística por sus resultados ante el Talavera.

ISMAEL DÍAZ ESTUVO AL BORDE DEL CESE. El entrenador del Málaga quedó seriamente tocado tras el 3 a 0 en Terrassa. Tanto es así que sólo la intervención de la plantilla le salvó de la destitución. Tras el ascenso, fue despedido en plenas celebraciones.

DE JUGADORES A TÉCNICOS. De aquella plantilla del Terrassa FC, muchos jugadores siguen vinculados al mundo del fútbol: Rubi es entrenador del Espanyol, Gallego lo ha sido de este mismo equipo y seguirá en el filial, Raset es director técnico del Olot, Uceda trabaja en el Espanyol, Javi Rico como intermediario, Vacas ha entrenado al Terrassa, Tito es director deportivo del Levante y Javi Guerrero trabaja en el Sevilla.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook