Fútbol. Primera Catalana

No hay quien pueda con el San Cristóbal de local

10.10.2017 | 04:20
No hay quien pueda con el San Cristóbal de local

No hay forma de sumar puntos en el Municipal de Ca n´Anglada para los equipos que lo visitan. En las tres jornadas en las que el San Cristóbal ha actuado en su feudo, ninguno de sus rivales ha podido sacar tajada, lo que convierte a los de Oliver Ballabriga en inexpugnables, de momento, en sus compromisos como locales. Han logrado tres victorias de tres encuentros en casa, con un balance de nueve goles a favor, y ninguno en contra.

En esta ocasión, la víctima fue el Borges Blanques, tal vez el conjunto más endeble de los que han jugado esta campaña en el campo de los parroquiales, hasta esta fecha. Los terrassenses merecieron una victoria más plácida de la que acabaron obtuviendo, que fue por la mínima. El guardameta visitante, Xammar, evitó un resultado más holgado para los egarenses, que vencieron por 1 a 0.

Gol a los tres minutos
El partido no pudo comenzar mejor para los intereses del San Cristóbal. A los tres minutos, y tras un pase largo de Sergi, Andreu se plantó en solitario ante el portero del Borges Blanques y lo batió con elegancia, cruzando ante la salida del portero. Este tanto dio más fuelle a los de Ballabriga que, pronto, disfrutaron de más opciones para aumentar su renta.

La mejor fue cuando Cabrera asistió a Mario, dos minutos más tarde, pero el remate del delantero local lo repelió Xammar. Tras unos minutos en los que el juego decayó levemente, el San Cristóbal volvió a la carga y Aitor, con un chut con toda la intención del mundo, vio como, de nuevo, el portero del Borges Blanques despejaba con autoridad.
Pasada la media hora de juego, los de Ballabriga volvieron a rondar el gol, en una doble ocasión en la que ni Karim ni Mario pudieron superar a un Xammar que se transformaba en el único obstáculo evidente para el gol de los egarenses. Antes de que se llegara al descanso, lo intentó Cabrera, con un tiro que salió fuera por muy poco.

En la segunda mitad, el juego no fue tan entretenido como antes, y el San Cristóbal dejó de merodear la zona de peligro con la continuidad que había tenido en el primer tiempo. No obstante, a los dos minutos, Aitor tuvo en su cabeza el segundo y tranquilizador tanto para los parroquiales, pero su remate cruzado se perdió por la línia de fondo por pocos centímetros.

A partir de aquí, el Borges Blanques asumió el papel que se le presume a un equipo que va por debajo en el marcador, pero, pese a que tuvo un poco más la pelota en su poder, apenas molestó al portero Adri, que vivió con más que tranquilidad hasta el pitido final.

Un disparo que salió fuera del delantero visitante Aitor, fue el único aviso para la retaguardia del conjunto terrassense. Pero no fue ni un detonante de mejoras ofensivas por parte de los leridanos, ni acongojó a un San Cristóbal que varió alguna de sus piezas para aportar más frescura en sus acciones atacantes.

Hasta el pitido final, poco a destacar. El equipo parroquial hizo bueno eso de saber nadar y guardar la ropa, mientras que el conjunto visitante, preso de su propia inoperancia para fabricar alguna situación de gol que pudiera inyectar el miedo en el cuerpo de los locales, se fue diluyendo sin remedio. El San Cristóbal supo conservar su exigua renta y sumó tres puntos que palían la sequía que padece cuando actúa como visitante. 

CP SAN CRISTÓBAL 1
FC BORGES BLANQUES 0
 
CP SAN CRISTÓBAL. Adri, Xapi Arnau, Karim, Andreu, Edu García, Sergi (Cristian, minuto 90), Aitor, Kevin (Josep Casasayas, minuto 81), Ruy Gama (Marc Vilajosana, minuto 68), Cabrera (Borja, minuto 81) y Mario (Hassen, minuto 86).
 
FC BORGES BLANQUES. Xammar, Gerard (Eric, minuto 36), Pelegrí, Llorenç, Nasser, Arnau (Mane, minuto 86), Torné (Vives, minuto 76), Quini, Aitor (Florensa, minuto 76), Guitart (Eudald, minuto 81) y Pijoan.
 
Árbitro. David Caro Gallardo. Amonestó con tarjeta amarilla a los locales Ruy Gama y Sergi y a los visitantes Nasser y Vives.
 
Gol. 1-0, minuto 3, Andreu.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook