Entrevista
Xavi Adell, presidente de la Federació Catalana de Hockey

"Seremos valientes y pensaremos en grande"

28.05.2017 | 04:22
Xavi Adell, nuevo hombre fuerte del hockey catalán.

Le ha llegado a los 55 años la oportunidad y el reto de presidir la Federació Catalana de Hockey en sustitución de Narcís Carrió. Se trata del egarense Xavi Adell Salvatella. Su elección comenzó a cocerse en Navidad y cristalizó por Sant Jordi gracias a la unanimidad que su nombre generó entre los clubs catalanes. No hicieron falta elecciones. Hombre tranquilo, de trato afable e inteligencia serena, Adell no llega a la Federació para ponerlo todo patas arriba sino para servir a un deporte al que hasta ahora había servido desde el arbitraje, igual que sucede en el caso de su homólogo español, Santi Deó.

¿Qué supone para usted presidir la Federació Catalana de Hockey. Es algo que había soñado o ha sido por circunstancias sobrevenidas?
Nunca se me había pasado por la cabeza ser el presidente de la Catalana. Ha sido realmente algo sobrevenido. Mi perfil tampoco es muy habitual para un cargo como este. Sí soy muy conocedor del hockey, pero nunca he adquirido un protagonismo en juntas directivas.

Pero las federaciones no le son extrañas, en tanto que ex-árbitro internacional.
Estoy dentro del Comité Nacional de Árbitros, que pertenece a la Federación Española. Y había sido presidente del Col·legi Català d'Àrbitres durante cuatro años bajo la presidencia de Narcís Carrió. He tenido también experiencia en la Federación Europea y la Internacional. Pero una cosa es ser conocedor y otra estar al frente de todo. Siempre me he considerado más un hombre de campo que de despachos, aunque también los conozco.

¿Cuándo le propusieron el cargo?
Fue un jueves justo antes de Navidad. El presidente del Club Egara, Pere Marcet, me dijo aquello de "Habíamos pensado que", "Te lo podías pensar". Ni se me había pasado por la cabeza. Desconocía cualquier tipo de movimientos. Ni remotamente lo esperaba.

¿Le costó mucho tomar la decisión de aspirar al cargo?
Sí. Mucho. Lo comuniqué a la familia el día de Reyes y me lo pensé durante unos días. Tenía claro que si me metía en esto iba a ser al cien por cien, poniendo toda mi voluntad y capacidad de trabajo. Nunca he entendido las cosas de otra forma. No fue una decisión fácil. Implica daños colaterales, tanto laborales como familiares y personales.

¿Qué le decía su esposa Marta?
Ella es realmente la persona clave en mi vida. Si estoy aquí es por ella. Me dijo: "Xavi, vamos". Y si ella me dice eso, yo me lanzo.

¿Usted era el candidato de Carrió?
No. Rotundamente no. Yo no era candidato de nadie. Si me hubiera postulado, lo primero que hubiera hecho hubiera sido hablar con él. Le conozco muchísimo. No hubo absolutamente nada. Cuesta de creer, pero es así. Él hizo lo que tenía que hacer. No buscó un delfín.

¿Le dio algún consejo?
Sólo me dijo que fuera valiente para acometer los retos que nos vienen. Me animó a pensar en grande.

¿Cómo valora el trabajo que ha desarrollado Narcís Carrió al frente del hockey catalán?
Muy bien. Uno de las aspectos que me ayudó a decidirme a presentarme fue su gran gestión. Y no le ha tocado lidiar con una época fácil. Ha habido momentos muy duros. Y que después de esto nos encontremos la Federació tan bien es algo que debemos a su gestión. Eso es un hecho objetivo. No es opinable.

¿Estamos ante una Federació Catalana económicamente saneada?
Muy saneada. Está en el punto justo para poder acometer proyectos nuevos. Gracias a lo que se ha hecho podremos acometer proyectos nuevos que de otra manera hubiera sido imposible acometer.

¿En qué proyectos piensa?
Queremos mirar hacia el futuro. El hockey ha cambiado mucho. Yo empecé a arbitrar hace 27 años y las designaciones llegaban por correo ordinario. Luego llegó el fax. Después la era de internet. Empecé a arbitrar con fuera de juego. Si echamos la vista atrás, nos damos cuenta de que el cambio es brutal. El hockey español, europeo e internacional va hacia el uso de las nuevas tecnologías. En este aspecto nos hemos quedado un poco atrás. Fíjese. Las actas de los partidos, por ejemplo, no son como cuando yo arbitraba, sino como cuando yo jugaba. Hay que acabar con todo esto de rellenar las fichas a mano, de pedir los DNI de los jugadores...

En categorías muy modestas de fútbol cuando llegas al campo el delegado te entrega un papel con las alineaciones, los nombres de los árbitros, etcétera. En el hockey hay que buscarse la vida.
Eso es algo que hay que cambiar. Eso y otras cosas. Ahora saber qué hace un equipo en otro campo es una odisea. En la época que vivimos eso no puede suceder. En la Europea y la Internacional ya se hace. Y nosotros, como hockey catalán y también como hockey español, estamos obligados a ir a rebufo de todo esto. Hay mil cambios de reglamento, la introducción del "video umpire", el "streaming" para ver los partidos. La gente joven coge el móvil o la tablet y mira los partidos de la EHL. Eso hay que implantarlo aquí. Sino, nos quedaremos atrás. Si la Federació Catalana de Futbol te ofrece las actas de todos los partidos, ¿por qué nosotros no podemos hacerlo? Igual no hay que inventar nada sino sólo copiar.

Póngame un ejemplo.
Los árbitros han montado un programa para las designaciones. Pero eso no puede ser algo aislado. Hay que coordinarlo con las actas, las fichas, la prensa, los espectadores y los clubs. Y si todo eso lo hacemos bien se nos abrirán puertas a nuevos patrocinios y nuevas posibilidades de futuro. Venderemos un producto de mayor calidad. Necesitamos ir hacia donde la Federación Internacional quiere dirigirse. También haremos un código ético.

¿Todo eso será inmediato?
No. No tengo ninguna prisa. La gente, de entrada, no notará ningún cambio. Dentro de un año puede dar la sensación de que todavía no ha cambiado nada. Hacer cambios por hacerlos no tiene ningún sentido. Hace falta un proyecto bien cerrado y estudiado. No me interesa que dentro de un mes digan: "Mira lo que ha hecho esta junta". Que la gente no espere eso. Tenemos la suerte de que no hay ningún desastre ni nada urgente. Narcís lo ha hecho muy bien. Ahora tenemos cuatro años para trabajar.

Veo su discurso muy pragmático.
Es que las cosas son más fáciles. Yo vengo del mundo del arbitraje y siempre digo que muchas veces la mejor forma de solucionar un problema es evitarlo.

¿Se observarán cambios a nivel de competiciones?
Sí, pero necesitamos el consenso de los clubs. Hay que mantener y mejorar el nivel de nuestros jugadores. Afortunadamente tenemos gente de primer nivel y debemos apoyarlos. Los clubs grandes sentirán nuestro apoyo, pero también aquellos de menor nivel. Habrá pocos cambios de cara a la próxima temporada porque tenemos poco margen, pero sí queremos cambiar cosas. Hay muchos meses sin competición. Eso hay que estudiarlo. También hay que tomar una decisión en el hockey sala. Y ver como encaja con todo esto el hockey-5.

¿Y el hockey playa?
En verano hay un torneo muy prestigioso en la Costa Brava, creado por los propios jugadores. Hay que fijarse en eso. Barcelona, Mataró y Castelldefels tienen playa. Ya hemos empezado a hablar con los clubs de estas ciudades para poder iniciar una Liga de hockey playa.

Tanto Santi Deó como usted son árbitros. ¿Es una casualidad?
Los dos llevamos una larga trayectoria de conocimiento del deporte. La gente no nos identifica con un club concreto. Repartíamos neutralidad. Quizás eso nos haya dado un plus y nos ha permitido interaccionar con mucha gente.

¿Cómo es la relación con su homólogo de la Federación Española?
Excelente. Cada uno defenderá sus intereses. Seguro que habrá diferencias, pero estoy seguro también de que tendremos la generosidad necesaria para entendernos.

¿Le preocupa que Valencia haya ganado últimamente tanto terreno a Catalunya a nivel organizativo?
No. Eso habla muy bien de Valencia. Lo han sabido hacer muy bien. Lo que implica esto es que debemos reaccionar, mejorar. La competividad bien entendida es buena.

¿Se vé presidiendo el hockey de una Catalunya independiente?
El tema está encima de la mesa. La Federació estará, obviamente, al lado del Govern. Entiendo también que dentro del hockey hay gente de todas las ideologías. Debemos ser un deporte integrador. Todo el mundo debe tener cabida en él. Después, lo que tenga que ser será.

¿Le cambiará la vida presidir la Federació Catalana de Hockey?
Ya me la ha cambiado. Pero tengo la suerte de que mi familia, mi socio y mis amigos ya están acostumbrados a que me pase tres o cuatro meses al año fuera de España. Ahora estaré más ocupado en el día a día. Yo no cambiaré. Más que nunca tengo que ser el Xavi de siempre. Ni puedo ni quiero perder ese trato. El hockey es un juego. El día que me haga perder una amistad, lo dejaré. Y nos equivocaremos, nos enfadaremos quizás. Pero nada más.

La gente le ve como una persona próxima y dialogante, pero me da la sensación de que no le temblará el pulso para tomar decisiones.
Para nada. Tener contentos a todos es imposible. Es como cuando arbitraba. Hay momentos en que debes tomar una decisión. Y unos ganan y otros pierden. Pero hay muchas formas de perder y de ganar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook