Olimpismo

La aventura olímpica del 92

08.04.2017 | 09:36
Algunos de los protagonistas que tomaron parte en el acto organizado por el Rotary Club de Terrassa.

El Rotary Club de Terrassa organizó un Fórum dedicado al 25 aniversario de la celebración de los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992, en los que Terrassa acogió la competición masculina y femenina de hockey. El acto, presentado por el periodista Lluís Cervelló, reunió a algunos de los protagonistas de aquel acontecimiento, tanto en la vertiente deportiva como organizativa.

Joan Cadafalch, presidente del Rotary Club de Terrassa, destacó la voluntad de la entidad de participar en el 25 aniversario de la subsede olímpica "aportando una visión diferente integrando en un mismo acto tanto a los que lo hicieron posible como a los deportistas que participaron".

Manuel Royes, alcalde de Terrassa en 1992, fue el primero en intervenir. Y destacó, en su opinión, la principal consecuencia de los Juegos para Terrassa. "Lo más importante que se consiguió es que Terrassa creyese en ella misma y el hecho de conseguirlo influenció en la autoestima de los terrassenses, que desde entonces cambió e hizo confiar más en que los grandes retos de la ciudad eran asumibles."

Josep Casajuana, concejal de Deportes y de Juegos Olímpicos en 1992, señaló que ese "terrassenquisme" consistía "en tener unos objetivos estratégicos como ciudad y como personas que vivimos y luchamos para conseguirlos". Casajuana añadió que "cuando existe la unidad básica en temas esenciales, el potencial de la ciudad es altísimo".

En el ámbito organizativo, también intervino Carles Sánchez, miembro del comité técnico de la subsede olímpica y director del Servei Municipal d'Esports. Sánchez resaltó que los Juegos "permitieron la remodelación absoluta de un espacio ciudadano. Además, la ciudad ganó en orgullo deportivo y ciudadano y las entidades deportivas tomaron un gran impulso."

Pere Montaña, gerente de Urbanismo en 1992, explicó que sin los Juegos Terrassa no podría haber realizado el gran salto urbanístico que "le permitió afrontar los proyectos que nunca pensaba que se podrían hacer, como el soterramiento de Renfe o el Parc de Vallparadís, además de situar a la ciudad a menos de un cuarto de hora de Barcelona gracias a los túneles de Vallvidrera."

Más visiones
Josep Manuel Rodríguez, gerente del Institut Municipal de Cultura i Esports en 1992, recordó que Terrassa "fue la primera subsede olímpica que firmó un convenio con la organización de la Olimpiada Cultural". Josep Miquel Colomer, administrador de la subsede de Terrassa, recordó que vivió buena parte de los Juegos "desde el sótano de las instalaciones" y recordó cómo se resolvió la falta de entradas pese a que los estadios no estaban llenos "gracias a una máquina doméstica con la que imprimimos entradas improvisadas para los aficionados que reclamaban entrar".

Cuatro jugadores de la selección masculina de hockey estuvieron en el acto: Jan Dinarès, Ramon Jufresa, Quim Malgosa y Nani Escudé. "Lo más destacable fue la respuesta impresionante de la ciudad", coincidieron en señalar. "Poder jugar en casa fue espectacular. Tener a la família y a los amigos en la grada es uno de los mejores recuerdos, además de llegar de la Villa Olímpica y ver cómo nos recibían".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas



Lo último Lo más leído Lo más votado