La organización tuvo lagunas

21.03.2017 | 04:20

La edición número 100 de la Copa del Rey tuvo bastantes lagunas organizativas. El estado del terreno de juego no fue el adecuado, lo que se hizo especialmente patente en los lanzamientos de penalti-córner. Para la prensa fue muy complicado trabajar en las instalaciones del Júnior. No se facilitaban las actas de los partidos y no había ninguna zona reservada para que los periodistas pudieran desarrollar su trabajo. En la final, por ejemplo, habiendo muchas localidades vacías en la tribuna, no se permitió el acceso a la prensa hasta el segundo cuarto. El propio concejal de Deportes Dani Nart tuvo problemas para acceder al palco. La zona mixta no funcionó en absoluto. Hacer entrevistas se convirtió en una auténtica odisea.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook




Lo último Lo más leído Lo más votado