Rallies de montaña

Juan José Moll ganó con un Speed Car GT-R

29.10.2016 | 04:22
Juan José Moll, pilotando su Speed Car GT-R en el transcurso de la Pujada a Santa Maria de Villalba.

La sexta edición de la recuperada Pujada de Ullastrell, primer Memorial Lluís Costa, resultó un éxito a todos los niveles. Unos 90 vehículos tomaron parte en esta mítica prueba, la penúltima de la temporada del Campeonato de Catalunya de rallies de montaña. La victoria correspondió al piloto balear Juan José Moll, que compitió a los mandos de un Speed Car GT-R. Fue el más rápido de los participantes, por delante de los monoplazas de Francesc Munné y Ramon Plaus, que finalizaron en la segunda y la tercera posiciones respectivamente. Gerard de la Casa, con su habitual Seat Córdoba WRC, fue el más rápido entre los participantes de la categoría de turismos.

Numerosos aficionados
La recuperación de la prueba, organizada por el club +Gas Factory, despertó el interés de los amantes de los rallies, que se concentraron para seguir los dos tramos realizados sobre un recorrido de 3,77 kilómetros. Moll había firmado el mejor tiempo en la segunda manga de entrenamientos cronometrados. Moll se puso por delante en la primera de las subidas de la carrera, la única en la que puntuó, ya que igual que el resto de monoplazas no pudo disputar la segunda manga a causa de un accidente que obligó a suspender la parte final de la carrera. Munné (Demon Car), vigente campeón de Catalunya, finalizó a sólo 2 décimas de distancia del campeón, mientras que Plaus (Speed Car H16) acabó a 3 décimas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook