DIARI DE TERRASSA
Fútbol. Tercera Catalana

Un balonazo fortuito suspendió el derbi local

19.10.2016 | 04:21
El derbi terrassense no pudo terminar en el minuto 90.

El derbi egarense, que enfrentaba al Pueblo Nuevo 2002 y al Juan XXIII, no pudo terminarse en el tiempo reglamentario por culpa de una acción fortuita, que acabó con el árbitro del encuentro, Francesc Xavier Brustenga Vila, perteneciente al Colegio de Barcelona, herido y con una brecha considerable. En el momento del aplazamiento, el marcador era favorable a los locales, que iban ganando a sus rivales ciudadanos por un solitario tanto conseguido en la primera mitad.

El incidente sucedió cuando se cumplía el cuarto de hora de la segunda mitad. El colegiado señaló una falta favorable al conjunto visitante, y por la inercia propia de muchas acciones en los partidos de fútbol, la jugada continuó y un jugador despejó el balón. Fue con tan mala fortuna, que impactó de lleno en la boca de Francesc Xavier Brustenga.

Contra el silbato
La pelota chocó contra el silbato, lo que derivó en una herida considerable en la boca del árbitro, y una brecha que comenzó a sangrar con abundancia. Ante este hecho, no hubo más remedio que suspender el partido. El partido, hasta ese momento, iba 1 a 0 a favor de los locales, gracias a un gol conseguido en el minuto 36, obra de Cristòfol, al aprovechar un rechace.

PUEBLO NUEVO 2002 1
JUAN XXIII 0

PUEBLO NUEVO 2002. Raúl González, Ezequiel, Aitor Fernández, Tunkara, Carrasco, Víctor González, Claramonte (Raúl Pérez, minuto 57), Xavier (Breogán, minuto 57), Cristòfol, David Sarraseca y Christian.

JUAN XXIII. Cristian, Pedro Arévalo, Córdoba, Carné (Redondo, minuto 53), Héctor (Pedro Ruiz, minuto 57), Jerian, Quique, Ortega, Andreu López, Rubén y Adrià

Árbitro. Francesc Xavier Brustenga Vila. Tarjeta amarilla a los locales Cristòfol, Claramonte, tunkara y Raúl Pérez y a los visitantes Pedro y Carné.

Gol. 1-0, minuto 36, Cristòfol.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook