JUEGOS OLÍMPICOS DE RÍO 2016
Hockey masculino

España pierde la batalla por el primer puesto

13.08.2016 | 14:42
Marc Sallés fue uno de los jugadores que dispuso de una clara oportunidad para marcar ante Bélgica
Marc Sallés fue uno de los jugadores que dispuso de una clara oportunidad para marcar ante Bélgica

En el peor de los cuatro encuentros que lleva disputados la selección española en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, el equipo de Fred Soyez cayó ayer jueves por 1 gol a 3 ante una selección belga que se mostró superior en todas las facetas del juego. Esta pequeña cura de humildad dejó a España, ya clasificada para los cuartos de final de este domingo, en segunda posición con 9 puntos, a tres de distancia de los belgas, que se han asegurado prácticamente la primera posición de grupo a falta de una sola jornada por disputar. España lo tiene todo a favor para acabar segunda de grupo y medirse al tercer clasificado del otro grupo, en estos momentos India. Australia es tercera con 6 puntos, seguida de Nueva Zelanda y Gran Bretaña con 4 y la anfitriona Brasil aún sin puntuar.
En su peor partido, España comenzó jugando con menor intensidad que otros días. En el minuto 11, un remate de Cédric Charlier fue desviado involuntariamente a gol por el egarense Sergi Enrique y el meta Quico Cortès no pudo evitar el primer tanto del encuentro. El juego español era plano y carecía de la profundidad de los tres primeros compromisos. Cuando se habían disputado solamente 17 segundos del segundo parcial, Emmanuel Stockbroekx firmó un 0-2 que comenzó a suponer la sentencia para un equipo español que nunca supo leer la fuerte presión imprimida por los belgas en su línea de 22. Sin tiempo para que España reaccionara, cinco minutos más tarde, Felix Denayer firmó un 0-3 que cayó ya como una losa sobre el conjunto de Soyez.
Quedaba tiempo para reaccionar y España lanzó hasta cinco penaltis, por sólo dos de los belgas, pero no era el día de los españoles. En los dos últimos cuartos, la selección se sintió más libre para circular la bola, pero tampoco dispuso de grandes ocasiones más allá de los penaltis. El egarense Pau Quemada abrió una rendija para la esperanza al transformar a la perfección un penalti en el minuto 41. Insistió España en el último cuarto, pero los belgas supieron gestionar a la perfección su ventaja y se acabaron llevando una victoria que les mantiene líderes en solitario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook