HOCKEY. FINAL DE LIGA

A la tercera fue la vencida

30.05.2016 | 00:50
A la tercera fue la vencida
A la tercera fue la vencida

Hace tres años, el Club Egara confió el banquillo de su primer equipo masculino a un técnico argentino que venía de entrenar al Línia 22 y al equipo femenino del Pla del Bon Aire. La apuesta resultó acertada. En tres años, Patricio Keenan ha disputado tres finales de la Liga de División de Honor. Perdió las dos primeras ante el RC Polo en la tanda de "shoot-outs", pero esta tarde en Madrid tocó el cielo con las manos. Quince años después de la decimotercera Liga, Keenan condujo al Egara a ganar la decimocuarta. También por "shoot-outs" y también con el Polo como rival. El Egara, un equipo que deja para entrenar en las categorías inferiores de la entidad del Pla del Bon Aire, un Egara que será siempre su Egara, volvió a ganar una Liga tras quince años de sequía. Para el argentino, este trofeo es la culminación de tres años de trabajo bien hecho, tres años en que el equipo se ha endurecido, se ha hecho más competitivo y ha ganado en autoexigencia y también en autoestima.
"Es el final soñado. Estoy tremendamente contento de haber hecho las cosas como las hicimos. Han sido dos días muy intensos. Esta vez el deporte dio la razón a la cantera, al trabajo y al esfuerzo de todo este grupo de enormes jugadores. Esperábamos una recompensa que al final llegó. Termino mi ciclo con una satisfacción enorme. Por suerte, la balanza se decantó esta vez de nuestro lado", apuntó Keenan.
El entrenador no vio el partido perdido en ningún momento pese a ir perdiendo por 0-2 ante un Polo que le había aguado ya la fiesta en los dos últimos años. "Tanto nosotros como ellos pudimos ganar antes de llegar a los "shoot-outs". Uno de nuestros objetivos era jugar sin exclusiones todo el partido e hicimos lo necesario para ello", dijo en relación a la opinión vertida tras el partido por el técnico del Polo, Carlos García Cuenca, que se sintió perjudicado por la actuación arbitral". En relación a la temporada, el técnico comentó: "Ha sido fantástica. Nos faltó la Copa, pero eso se lo dejo para Siso", bromeó el entrenador del Egara en relación a su sustituto en el banquillo, el técnico del Egara 1935 Siso Ventalló.
Entiende Keenan que su principal legado al club es el trabajo, la tenacidad y el esfuerzo. "Desde que llegué al club cambiamos algunas cosas e intentamos adaptarnos y mejorar, primero con las chicas y después con lo chicos. Y ahora estamos recogiendo los frutos. He trabajado siempre con plena libertad y ahora me dedicaré a formar chicos en la escuela del Egara", subrayó Keenan, que no descarta regresar a los banquillos en un futuro no demasiado lejano.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook