Acostumbrado a convivir con el éxito

23.05.2016 | 04:21

Toni Rodríguez Cazorla (Terrassa, 21 de enero de 1980) ha regresado esta temporada al Terrassa FC después de crecer como entrenador en distintos clubs. Inició su carrera en equipos formativos (Salesianes, Dosa y Maurina) hasta aterrizar en el Terrassa, donde su primer éxito fue el ascenso a categoría Preferente con el equipo alevín. La fusión entre el Terrassa FC y el Jabac penalizó a muchos técnicos, pero Toni Rodríguez se mantuvo en el nuevo club cosechando éxitos en la cantera de la Unió. Su primer contacto con el fútbol profesional le llegó en el Lleida, con motivo de la llegada a dicha entidad de Anabel Junyent. El técnico se hizo cargo de la secretaría técnica y de la coordinación del fútbol base. Pero aquella etapa acabó antes de lo previsto con motivo de la salida de la entonces propietaria de la entidad ilerdense.

Su siguiente destino fue el CE Sabadell, captado por David Pirri para que se hiciese cargo del juvenil. De ahí pasó al filial, que militaba en Segunda Catalana, y encadenó dos ascensos consecutivos. Primero a Primera Catalana y al año siguiente a Tercera División. Mantuvo al conjunto arlequinado en dicha categoría y cerró su etapa.

Retorno
Esta temporada estaba alejado de los terrenos de juego, hasta que el Terrassa llamó a su puerta para que se hiciese cargo de la preparación del filial, sin entrenador por el ascenso de José Luis Duque a la primera plantilla. Toni Rodríguez intentó reconducir la trayectoria del segundo equipo, hasta que con la destitución de Duque le ofrecieron el banquillo del primer equipo. Primero de forma interina y después con carácter definitivo. Ha estado diez jornadas al frente del Terrassa, consiguiendo una permanencia que ha tenido un alto precio este año como consecuencia de los descensos compensados.

En sus diez partidos como entrenador del Terrassa FC ha sumado cinco victorias (todos los partidos jugados en casa), tres empates y dos derrotas. Su mayor logro ha sido conseguir la complicidad de un vestuario que no congenió con su antecesor y adaptar su fútbol a lo que demandaba la plantilla. Ahora su objetivo no es otro que triunfar en un banquillo al que ha aspirado desde siempre, en el club de su ciudad y del que siempre ha sido seguidor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook