Balonmano. Primera Catalana
H. Cardedeu2425H. Terrassa
 

Un gol in extremis de Bonilla derrota al colista

09.03.2016 | 04:21
Un gol in extremis de Bonilla derrota al colista
Un gol in extremis de Bonilla derrota al colista

Sufrió más de lo esperado el Handbol Terrassa en su desplazamiento a la pista del colista, un Handbol Cardedeu que ha perdido quince de los veinte partidos que ha disputado y acumula solamente siete puntos en la tabla clasificatoria. Nadie falló en la zona alta de la clasificación, con lo que los pupilos de Jordi Valdivia se mantienen líderes, empatados a 31 puntos con el Cooperativa Sant Boi. No pueden, sin embargo, distraerse, ya que le sacan solamente dos puntos de ventaja al cuarto clasificado, el Sabadell Handbol. A falta de diez jornadas, la parte alta de la clasificación está tremendamente apretada. Los cinco primeros clasificados están separados únicamente por tres puntos.

No por agónica, la victoria del Handbol Terrassa fue menos importante. Cuando parecía que el partido iba a finalizar con empate a 24 goles, Álex Bonilla ejecutó un impresionante lanzamiento de falta directa ya con el tiempo cumplido y estableció en el marcador el 24 a 25 definitivo, permitiendo al Handbol Terrassa sumar dos puntos importantísimos que le mantienen en la primera posición una semana más.

Partido igualado
Pese a que los pronósticos apuntaban a una victoria sin problemas del conjunto de Valdivia, el encuentro transitó por otros derroteros. El Handbol Cardedeu se mostró tremendamente intenso durante todo el encuentro, cambiando constantemente de sistema defensivo, lo que puso en muchas dificultades al ataque terrassense. El Terrassa lograba ventajas de tres o cuatro goles, pero la relajación de los visitantes era rápidamente aprovechada por un Cardedeu muy motivado.

A falta de cuatro minutos para el final, los egarenses ganaban de tres goles, pero una expulsión y varias pérdidas ofensivas propiciaron varios contragolpes que permitieron que el Cardedeu empatara. Una parada del meta egarense Mateo permitió a Valdivia solicitar un tiempo muerto para preparar el último ataque, de 12 segundos. Los egarenses provocaron una falta que terminó en una expulsión local. Fue entonces cuando Bonilla sentenció.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook