Alpinismo

Una expedición local corona el Kilimanjaro

05.03.2016 | 04:23
Los expedicionarios locales, en la cima africana.
Los expedicionarios locales, en la cima africana.

La expedición local formada por los terrassenses Àlex Santigosa, Mercè Badrenas y Olga Tintoré y el sabadellense David Ruiz consiguió coronar el Kilimanjaro, la cumbre más alta de África, de 5.895 metros de altura, situada en Tanzania. Acompañados por dieciséis porteadores, guías, cocineros y ayudantes, consiguieron cumplir con su objetivo de ascender la montaña más alta del continente africano. Alcanzaron el pico Uhuru, situado en el monte Kibo, el punto más alto de una cordillera formada por tres cimas de orígen volcánico: Kibo, Mawenzi y Shira. Se trata de un enorme cráter de más 2 kilómetros de anchura, en cuyo interior se halla un segundo cráter (Reusch) de aproximadamente 1,3. Se considera un volcán dormido y emite todavía fumarolas menores.

La consecución de este cumbre del gran valle del Rift fue todo un éxito. La expedición constó de cinco días de aproximación y aclimatación. Los expedicionarios salieron desde la Machame Gate, a 1.830 metros de altura, desde donde se trasladaron al campo Barafu, ya a 4.550 metros sobre el nivel del mar.

El sexto día
Tras cinco jornadas de intensa aclimatación llegó el día de la ascensión, el sexto día. Tocaba alcanzar la cima. La expedición terrassense fue cogiendo altura de forma paulatina hasta alcanzar los 5.895 metros, realizando un desnivel de 1.300 metros.

La ruta que siguieron transcurre por zonas de muy variado paisaje y dificultad en función de la altura. Pasaron por una primera zona de bosque de sabana, fronfoso, húmedo y muy verde. Y se encontraron, en claro contraste, con el terreno tremendamente árido y volcanoso que hallaron en la cumbre de la montaña.

Una de las alpinistas terrassenses, Olga Tintoré, define la experiencia como "un éxito en todos los sentidos". Destaca especialmente la acogida y el trato que recibieron por parte de los porteadores, así como el buen funcionamiento de la parte logística, que les permitió completar la aventura. "Ha salido todo perfecto. Lo más importante que nos llevamos de esta aventura es la satisfacción personal de cada uno de nosotros", señala.

La expedición venía de coronar en agosto el monte Elbrús, situado en Rusia, en plena cordillera caucásica. Se trata de la montaña más alta de Europa, con 5.642 metros. Tras ascender con éxito el Kilimanjaro se plantean ya próximos retos de cara a la llegada del verano.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook