Fútbol. Tercera División

Los futbolistas del Terrassa FC repartieron ilusión y regalos en la Mútua y en el Hospital

07.01.2016 | 04:22
Carles Güell (izquierda) y Javi González regalan un juego y un balón a Martí, de 11 meses.
Carles Güell (izquierda) y Javi González regalan un juego y un balón a Martí, de 11 meses.

Tal y como viene siendo tradición en los últimos años, los futbolistas del Terrassa FC ejercieron ayer de improvisados Reyes Magos y se desplazaron hasta las plantas de pediatría de Mútua de Terrassa y del Hospital de Terrassa para repartir regalos e ilusiones entre los niños que se ven obligados a pasar estas fiestas allí ingresados.

La visita comenzó ayer a las 10.30 de la mañana en la planta de pediatría de Mútua de Terrassa. El Terrassa acudió con una expedición encabezada por su presidente, Jordi Cuesta y su entrenador David Pirri, así como el secretario técnico y capitán Sergio Montero. Les acompañaban los jugadores Marc Vilajosana, Javi González, Adri Peña, Eric, Carles Güell, Manu y Miki, así como los del filial Iván González y Néstor Segura. En el Hospital de Terrassa se les añadieron otros dos futbolistas: Xavi Boniquet y Ángel de la Torre. La jornada fue especial para todos ellos, que no se quisieron perderse la oportunidad de repartir felicidad y regalos a los niños.

Ilusiones compartidas
En el Hospital Universitari de Mútua de Terrassa, la expedición terrassista fue recibida por la responsable de comunicación de la entidad, Anna Folch. "Gracias por venir, como cada año. Lleváis ilusión a los niños y eso genera también ilusión a sus familiares. Os deseamos muchos éxitos deportivos y esperamos veros el año próximo". El presidente Jordi Cuesta, por su parte, reiteró que también para el club y sus futbolistas supone un acontecimiento muy especial poder estar cerca de los niños enfermos coincidiendo con las fechas navideñas. Participó también en la visita el jefe del servicio de pediatría del centro, Roger García, que se unió a la comitiva.

En la planta de pediatría estaban ingresados ayer catorce niños y niñas de muy pocos meses. El mayor era Derek, de 21 meses. La mayoría eran recién nacidos, casi todos aquejados de un brote de bronquiolitis. Los futbolistas comenzaron visitando a Gisela, un bebé de 9 meses que se quedó mirando fijamente a Sergio Montero con actitud expectante cuando éste le entregó su regalo. Marc Vilajosana le entregó el suyo a Jesús, de 11 meses. Y así hasta diez habitaciones, a algunas de las cuales la comitiva no pudo acceder para evitar contagios.

Los futbolistas entregaron regalos adaptados a la edad de los recién nacidos, pero les entregaron también packs de mochilas y camisetas del club, así como balones de fútbol. La visita en Mútua se cerró en el espacio "lúdico-galáctico" de la planta, donde jugadores, técnicos y directivos se fotografiaron con médicos y enfermeras.

Niños más grandes
En su visita al Hospital de Terrassa, en Torrebonica, se repitieron idénticas escenas de alegría entre niños y futbolistas. Los dieciséis pequeños ingresados en la undécima planta del centro sanitario que visitaron a continuación eran algo mayores que los que los futbolistas se encontraron en Mútua, pero la ilusión de ellos y sus familiares fue la misma en esta visita adelantada de los Reyes Magos. Antes de dar por cerrada la visita, la comitiva del Terrassa visitó también las urgencias del Hospital de Terrassa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook