Deporte escolar

Nuevo modelo en el deporte escolar

17.10.2015 | 04:23
El papel de los entrenadores, del público y de los árbitros será vital en el nuevo proyecto.
El papel de los entrenadores, del público y de los árbitros será vital en el nuevo proyecto.

Empieza una nueva edición de los Juegos Escolares en Terrassa con la puesta en marcha de las competiciones de deportes de equipo. Miles de niños y niñas de la ciudad y su comarca se darán cita en los distintos recintos deportivos para tomar parte en las múltiples disciplinas que componen un programa plenamente consolidado y de un seguimiento masivo. Este curso contempla una novedad muy significativa al ponerse en marcha un nuevo modelo de competición y de formación en el que no sólo se premia el resultado deportivo. Los distintos agentes que intervienen en los partidos puntuarán diferentes variables en función de los valores demostrados por los equipos y sus deportistas, que incidirán en el resultado final.

Ese modelo que pone en marcha el Consell Esportiu del Vallès Occidental Terrassa sigue las directrices marcadas por el Consell Català de l'Esport de potenciar el fomento de los valores en la práctica deportiva escolar. El curso pasado ya se evaluó una alternativa al respecto que ahora se ha reglamentado para aplicarla de forma plena. La consecuencia más directa es que los valores sumarán no sólo a nivel educativo sino que también repercutirán en la clasificación general. "No hay que ganar únicamente partidos, sino también en valores", explicó ayer el secretario técnico del Consell Esportiu, Gaspar Company, en la presentación del curso 2015-16 de los Juegos Escolares. El proyecto recibe el nombre "En volem 5" en referencia a los cinco puntos que cada equipo tiene en el apartado de valores y cuyo objetivo es no perderlos.

El modelo contempla la participación de todos los agentes que intervienen en el deporte escolar, que serán quienes evalúen los valores de los participantes: tutores de juego (nuevo nombre que reciben los árbitros), entrenadores y público. A cada uno de ellos se les hacen una serie de preguntas al acabar los partidos que definen la puntuación en valores: una pregunta es para el entrenador, respecto al equipo contrario; una para un tutor de grada sobre el respeto mostrado por su propio público; y tres preguntas más una adicional para el tutor de juego respecto al comportamiento de los dos equipos.

Resultado y comportamiento

El sistema de puntuación en un partido contempla, por tanto, tanto el resultado deportivo (tres puntos en caso de victoria, dos por empate y uno por derrota) como la puntuación en valores, que oscila entre 0 y tres puntos según el número de respuestas positivas que se hayan obtenido. En este primer año habrá una sola clasificación hasta categoría infantil, mientras que en cadete y juvenil se empieza con clasificaciones paralelas, una de deportiva y otra de valores.

"El reto es importante, pero con la ayuda de todos los agentes y teniendo en cuenta que el primer año nos debe servir como experiencia, debemos de ser capaces de ir mejorando para llegar a un modelo consensuado por todos", señaló Gaspar Company. "Todos los equipos parten con los cinco puntos que damos en valores. Se trata de no perderlos, porque eso sólo ocurrirá en casos excepcionales."

Josep Zaguirre, presidente del Consell Esportiu, señaló que el modelo educativo no sólo se puede basar en la competición. "Aquí tenemos en cuenta el comportamiento del deportista y su entorno. Lo fundamental es la formación del niño y la niña, que se lo pase bien y que conozca todos los deportes".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas