Un nuevo análisis de sangre detectará anomalías cromosómicas en embarazadas

21.06.2018 | 18:21
Un nuevo análisis de sangre detectará anomalías cromosómicas en embarazadas

La Generalitat aplicará en los próximos meses un nuevo protocolo de seguimiento de los embarazos con análisis de sangre para detectar anomalías cromosómicas, que evitará la prueba de la amniocentesis, y test trimestrales para revelar problemas de salud mental o situaciones de violencia machista.
La consellera de Salud, Alba Vergés, ha anunciado hoy en rueda de prensa que "la gestación es un momento idóneo para la prevención de la salud" y por ese motivo el departamento destinará más de 330.000 euros al nuevo protocolo de seguimiento del embarazo, que no se había actualizado desde el año 2005.
Una de las principales novedades del protocolo es una nueva prueba basada en un análisis de sangre de la madre para detectar células del feto y poder analizar su ADN.
Esta prueba se realizará en gestantes que presenten un riesgo alto o intermedio, y ayudará a detectar anomalías cromosómicas como el síndrome de Down, el de Patau o el de Edwards, además de evitar más de mil procedimientos invasivos al año, concretamente unas 1.000 biopsias de corion y unas 200 amniocentesis.
La presidenta de la Sociedad Catalana de Obstetricia y Ginecología, Elena Carreras, ha celebrado la inclusión de esta prueba, "hasta ahora, un 4 % de amniocentesis salían con resultados normales y es una prueba invasiva con un riesgo alto de aborto", por lo que ha celebrado que se haya incluido una técnica moderna para evitar estas pruebas.
El nuevo protocolo, dirigido a embarazos normales, también avanza la primera visita antes de las 10 semanas de gestación -hasta ahora se hacía antes de las 12 semanas- y evita exploraciones innecesarias como la exploración mamaria o el tacto vaginal.
Se avanzará al primer trimestre la detección de la diabetes en mujeres con factores de riesgo y se eliminará el cribado de la toxoplasmosis.
Otra novedad es la promoción del bienestar emocional con test realizados por las comadronas que detectarán estados depresivos y ansiosos en las gestantes durante distintos momentos del embarazo y el postparto, ya que "una de cada cuatro embarazadas podría sufrir un problema de salud mental y una de cada diez una depresión postparto", según datos del departamento de Salud.
También se hará un cribado a todas las gestantes para detectar y atender situaciones de violencia machista y se incluirán cribados de enfermedades emergentes como el virus del Zika o la enfermedad de Chagas.
El protocolo recoge distintas recomendaciones como la vacunación contra la tos ferina y contra la gripe en las mujeres gestantes, y ha actualizado el carné de embarazada, la guía para embarazadas y el protocolo de diagnóstico prenatal de anomalías congénitas fetales.
Vergés ha insistido en resaltar la corresponsabilidad en la crianza, "no sólo las mujeres deben acarrear con el embarazo, sino también sus parejas, por eso deben estar presentes en todas las fases del embarazo".
La preparación del protocolo elaborado por el Departamento de Salud ha contado con la participación de más de 180 profesionales y con el apoyo de la Asociación Catalana de comadronas y la Sociedad Catalana de Obstetricia y Ginecología.
La subdirectora general de promoción de la salud, Carmen Cabezas, ha anunciado que "el número de adolescentes embarazadas, entre 15 y 19 años, se ha reducido más de un 25 % en los últimos 3 años" y, contrariamente, ha aumentado la edad de las gestantes de más de 34 años, registrando un 38,3 % en el 2016, según datos del Registro de salud maternoinfantil del departamento de Salud.
Durante el 2017 nacieron 67.118 bebés en Cataluña un 20 % menos que hace 10 años, una tendencia que va en aumento en los países europeos donde las mujeres cada vez tienen hijos más tarde.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook