La gripe sigue al alza y satura la sanidad, con críticas por la falta de previsión

11.01.2018 | 17:59
La gripe sigue al alza y satura la sanidad, con críticas por la falta de previsión

La epidemia de gripe en Cataluña sigue al alza, con 299 casos por cada 100.000 habitantes, y según admite Salud está causando "tensiones" en las urgencias sanitarias, una situación que ha criticado el Sindicato de Enfermería (Satse), que ha acusado a la Generalitat de los recortes y de falta de previsión.
Según el informe semanal de la subdirección general de Vigilancia y Respuesta a Emergencias de la Agencia de Salud Pública de Cataluña (ASPC), las complicaciones de la gripe en personas mayores con otras patologías han hecho aumentar la mortalidad en toda la provincia de Barcelona durante la primera semana del año, por encima de los valores esperados y más que las del año pasado.
La tasa de incidencia del síndrome gripal ha presentado esta semana un descenso en los menores de 14 años, pero se ha incrementado en adultos, especialmente en mayores de 64 años, en un 75 % de los cuales se ha observado "un elevado positivismo en virus respiratorios, especialmente rinovirus".
Según el informe, los indicadores de morbilidad muestran que la actividad gripal en Cataluña presenta un nivel de actividad epidémica "moderada y creciente", con una tasa de incidencia de 299,4 casos por cada 100.000 habitantes, en la segunda semana consecutiva por encima del umbral epidémico, que se sitúa en 109,4 casos por cada 100.000 habitantes.
El informe destaca que durante la primera semana de este año, tanto las defunciones en la ciudad de Barcelona como en su provincia "presentan un incremento, superando dos desviaciones estándar por encima del valor esperado para la semana actual".
El informe detalla que sólo en la ciudad de Barcelona se han superado la 430 muertes esta semana -el año pasado fueron 400-, cuando los especialistas esperaban alrededor de 360.
En el resto de la provincia son 270 las defunciones en esta primera semana del año, cuando lo esperado eran menos de 250.
Según la ASPC, la actividad gripal en Cataluña se encuentra en situación epidémica "de intensidad moderada" en todas las comarcas y se espera que para las próximas semanas este nivel epidémico aumente y alcance un nivel "elevado" de actividad en la mayor parte de las comarcas.
En esta semana se han registrado 58 ingresos hospitalarios de casos graves por virus de la gripe en los principales hospitales catalanes, un 76 % de ellas sin vacunar, con lo que ya son 298 las personas que han tenido que ser ingresadas por gripe desde de octubre.
Durante esta última semana las visitas a los centros de atención primaria se han incrementado en un 20 %.
El director del CatSalut del Departamento de Salud, David Elvira, ha reconocido que los equipos sanitarios de urgencias de los hospitales y de Atención Primaria "están tensionados" debido al gran aumento de visitas a causa de la epidemia de gripe.
"Somos conscientes de que la epidemia gripal crea tensiones", ha dicho Elvira, que ha reconocido el "esfuerzo de los profesionales" de los centros sanitarios catalanes ante la gran demanda de los servicios de urgencias en las últimas semanas.
Sin embargo, el Sindicato de Enfermería SATSE ha denunciado que, a pesar de que los centros catalanes lo nieguen, "los hospitales ya están colapsados" y que la situación era totalmente "previsible".
El secretario de acción sindical de SATSE, David Carbajales, ha explicado que este año la efectividad de la vacuna contra la gripe es "solo del 20 %", mientras que en 2016 alcanzó el 46 %, algo que, en su opinión, hacía prever una saturación de las urgencias.
"Aun conociendo la baja efectividad de la vacuna no se ha tomado ninguna medida adicional y si ya estamos así de colapsados cuando ni siquiera ha llegado el pico de la epidemia, ¿cómo estaremos cuando llegue?", se ha preguntado.
Según el SATSE, la situación en algunos hospitales catalanes es "insostenible", con datos de hasta 600 entradas a urgencias en un solo día, cuando la cifra media suele estar alrededor de los 250 pacientes, y con esperas de hasta 96 horas para tener una cama.
Ayer, por ejemplo, en Hospital Vall d'Hebrón hubo 450 entradas y 72 personas esperando una cama, según ha explicado el sindicato de enfermería.
Carbajales ha apuntado a los recortes en sanidad como los causantes de la situación.
"No solo se cerraron las 1.200 camas de la administración Boi Ruiz en 2012 -en alusión al exconseller de Salud-, sino que desde 2013 hasta 2016 se han perdido otras 250 camas de agudos de hospital y solo se han ganado 22 camas de sociosanitario", ha lamentado Carbajales, que ha cifrado en 20.000 millones de euros la pérdida de inversión de los presupuestos en sanidad.
Elvira ha asegurado que el pasado año se emprendieron acciones para mejorar la atención y que se invirtió un millón más de euros que en 2016 para hacer frente a la epidemia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook