Dos oenegés catalanas participan en la campaña ganadora del Nobel de la Paz

07.10.2017 | 11:14
La directora ejecutiva de Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN), Beatriz Fihn, ofrece una rueda de prensa después de que la organización fuese galardonada con el premio Nobel de la Paz en Ginebra (Suiza) ayer.

Las oenegés catalanas Fundació per la Pau (FundiPau) y el Centro Delàs de Estudios por la Paz, vinculado a Justicia i Pau, forman parte de las 468 entidades de 101 países que ayer ganaron el premio Nobel de la Paz 2017 por la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN).
Las dos entidades catalanas han expresado su satisfacción por el premio a la campaña, que consiguió la aprobación, el pasado 7 de julio, del Tratado de Prohibición de las Armas Nucleares por parte de las Naciones Unidas.
"Nos tenemos que felicitar por el reconocimiento recibido por ICAN. Han sido más de diez años de trabajo intensos que han culminado con el Tratado de prohibición. Ahora tenemos que conseguir que los estados nucleares y los miembros de la OTAN, como el Estado Español, lo firmen y lo ratifiquen para poner fin a la amenaza real que representan las 15.000 armas nucleares que hay actualmente en el mundo", ha declarado el director de FundiPau, Jordi Armadans.
Para los responsables del Centro Delàs, que nació en el marco de Justicia i Pau en 1999, "el reconocimiento del Premio Nobel de la Paz llega pues en un contexto de celebración de éxitos dentro del recorrido de la campaña internacional, pero también en un contexto de escalada de tensiones entre EEUU y Corea del Norte, con una cada vez más latente amenaza nuclear en el mundo, que hace que la tarea de esta campaña sea especialmente importante en el momento actual".
El Centro Delàs trabaja como un Centro de Investigación sobre temas relacionados con el desarme y la paz y recibe el nombre de J.M. Delàs, en recuerdo a Josep Manuel Delàs, que fue presidente de Justícia i Pau de Girona y antes comandante del ejército en la reserva y miembro de la UMD (Unión Militar Democrática) y que decidió en la última etapa de su vida dedicarse a la firme defensa de la paz y de los valores de la no violencia.
Con sede en el World Council of Churches en Ginebra, ICAN trabaja con 468 organizaciones no gubernamentales en 101 países que incluyen entidades de derechos humanos, desarrollo, medio ambiente y paz.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook