La ley del referéndum prevé declarar la independencia antes de 48 horas si gana "sí"

05.07.2017 | 04:20
Presentación de la futura ley del referéndum, ayer en el auditorio del Parlament.
 La futura ley del referéndum, que ayer fue presentada por JxSí y la CUP, prevé la posibilidad de declarar la independencia de Catalunya antes de 48 horas si ganase el "sí" en la  eventual consulta del 1 de octubre, mientras que si ganase el "no" el Govern convocaría autonómicas.

JxSí y la CUP establecen en la futura ley qué consecuencias tendría que gane el "sí" y el "no" en el referéndum, lo que fue explicado ayer en el acto de presentación de la nueva ley, celebrado en el auditorio del Parlament, y no en el pleno de sesiones, puesto que no será tramitada ni votada hasta finales de agosto.


La base legal sobre la que se asienta la nueva ley se refleja en el artículo 2, al afirmar que el pueblo de Catalunya es un "sujeto político soberano" y, como tal, "ejerce el derecho a decidir libre y democráticamente su condición política".

La ley estable "un régimen jurídico excepcional" para celebrar el referéndum y se ampara en la legislación internacional, especialmente en sentencias del Tribunal Internacional de La Haya y de la Corte Suprema del Canadá que consideran aplicables en la consulta catalana.

El artículo 3 supone una advertencia ante la previsible suspensión de la ley por parte del (TC, y destaca que "prevalece jerárquicamente sobre todas aquellas normas que puedan entrar en conflicto".

También indica, ante posibles querellas u otras acciones judiciales, que la ley ampara "a todas aquellas autoridades, personas y empresas que participen directa o indirectamente" en la preparación y celebración del referéndum.

El texto prevé que el referéndum se celebre con las condiciones más parecidas posibles a las convocatorias electorales precedentes, pero con algunas excepciones, como por ejemplo la creación de la Sindicatura Electoral como sustitutiva de la Junta Electoral y un censo parecido pero no idéntico al utilizado habitualmente. Con respecto a esto último, los grupos proponentes no detallaron  sus características, pero sí indicaron que para votar "no será necesaria la autorización" del votante para inscribirse y votar, como ocurrió en la consulta del 9N del 2014.

Obligación
Sobre la futura Sindicatura Electoral, que sustituiría a la Junta Electoral, la ley especifica que estará integrada por cinco personas, la mayoría juristas, que serán designados por el Parlament a propuesta de los grupos. "Todas las autoridades públicas tienen la obligación de colaborar con la Sindicatura", precisa el texto, antes de apuntar que la Generalitat "podrá habilitar locales alternativos" cuando los ayuntamientos no cedan las escuelas u otras dependencias habituales.

Habrá Sindicaturas de demarcación y la Sindicatura Electoral nacional, habrá cuatro demarcaciones territoriales, repartidas por secciones electorales y por mesas, y respecto a estas últimas, se prevé que sean elegidas por sorteo entre los electores.

La diputada de la CUP Gabriela Serra indicó que el referéndum es "vinculante", por lo que no se trata de una simple movilización ciudadana, sino de un acto "de soberanía, de desobediencia y de decisión".

Al acto de presentación asistieron diferentes miembros del Govern, entre ellos, el vicepresidente, Oriol Junqueras; los diputados de JxSí, encabezados por el presidente parlamentario, Jordi Turull, y los de la CUP, con la presidenta Mireia Boya al frente, además del líder de Podem, Albano Dante Fachin y el de EUiA, Joan Josep Nuet, mientras que ICV y Catalunya En Comú se desmarcaron del evento como el resto de la oposición (Cs, PSC y PPC). 

Turull dijo que el Parlament, como institución que representa a los catalanes, es "soberano" para elaborar esta ley, y afeó a la oposición que hayan convertido al Constitucional en un "actor más" de la cámara catalana. 
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook