Facua denuncia a Airbnb por fraude en el realquiler de viviendas

27.06.2017 | 10:43
En la imagen del pasado 22 de junio, la barcelonesa Montse Perez (d), su hija Thais Franco (c), y su abogado Alejandro Vidal, en el piso de su propiedad en la calle del Mar que ha tenido que alquilar a través de la plataforma Airbnb para poderlo recuperar después de alquilárselo a un joven chileno-ruso que a su vez lo utilizaba como piso turístico ofertándolo para estancias temporales en Airbnb.

Facua ha solicitado la apertura de expedientes sancionadores a la empresa de viviendas turísticas Airbnb por cometer supuestos fraudes e irregularidades en los realquileres de pisos.

En un comunicado, Facua ha denunciado la facilidad que ofrece la plataforma Airbnb para que se produzcan realquileres de viviendas turísticas sin el consentimiento de los dueños de esas propiedades, ya que no se verifica la identidad ni las intenciones de las personas que alquilan el piso en primer lugar.

"Cualquiera puede abrir un perfil falso y anunciar una vivienda que no es suya", ha afirmado Facua, que ha recordado como en los últimos días se han producido en Barcelona al menos tres casos en los que una persona realquilaba viviendas que no eran de su propiedad a través de la web y sin el conocimiento de sus propietarios.

Facua ha asegurado que los defraudadores han encontrado en la plataforma Airbnb "un nuevo filón para sus fechorías", y ha calificado de "inadmisible" que el portal no realice "ni una mínima comprobación de la identidad de las personas que se abren un perfil" ni verifiquen "que los anfitriones dispongan de legitimidad para alquilar a terceros las viviendas".

La asociación de consumidores ha recordado como la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos, especifica que "el contrato no se podrá ceder por el arrendatario sin el consentimiento del arrendador" y que "la vivienda arrendada sólo se podrá subarrendar de forma parcial y previo consentimiento escrito del arrendador".

Las denuncias de Facua se han presentado ante las autoridades de Consumo y de la Agencia Catalana de la Vivienda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook