El hinchable que causó el suceso de Caldes estaba mal anclado y no tenía licencia

08.05.2017 | 18:00

El castillo hinchable que ayer salió volando y causó la muerte de una niña y heridas a otros seis menores en el municipio gerundense de Caldes de Malavella estaba mal anclado e incluso carecía de licencia municipal para realizar la actividad.

Según han informado hoy a Efe fuentes cercanas al caso, el castillo hinchable, instalado ilegalmente porque carecía de autorización municipal, estaba homologado, pero sólo estaba anclado al suelo por dos de los seis anclajes de que disponía.

A pesar de ello, por el momento se desconoce exactamente qué fue lo que levantó esta estructura, de 4 por 5 metros, unos 10 metros del suelo y lo desplazó a unos 40 metros de distancia, y se evalúa si pudo tener que ver con un mal funcionamiento de las válvulas o del motor que lo inflaba.

El conseller de Interior, Jordi Jané, ha afirmado que si los responsables del restaurante Mas Oller de Caldes de Malavella, junto al que se instaló la atracción, hubiesen pedido la pertinente autorización municipal para instalar el castillo hinchable, se habría revisado.

En declaraciones a los periodistas, Jané ha mostrado el apoyo del Govern a la familia de la niña fallecida ayer y a las de los otros seis menores heridos en este "trágico accidente", por el que los Mossos d'Esquadra han abierto una investigación para aclarar las circunstancias del suceso.

El alcalde de Caldes, Salvador Balliu, ha confirmado que el restaurante, que funciona desde principios de los años 90, no pidió, y por lo tanto no disponía, de la autorización municipal necesaria para instalar este tipo de atracciones, lo que ha confirmado el conseller, tras hablar esta mañana con el edil.

Jané no ha querido dar detalles de la investigación, aunque ha afirmado que si el restaurante hubiese solicitado la licencia, lo que es preceptivo, se habría revisado la instalación antes de concederla.

De hecho, el artículo 39.4 de la ley de espectáculos de Cataluña establece que en este tipo de atracciones los responsables deben presentar al consistorio los manuales de instrucciones y las certificaciones técnicas específicas correspondientes al montaje y la instalación y que el consistorio debe verificar la seguridad exterior y global de estas instalaciones.

El conseller ha afirmado que, pese a la "apariencia inofensiva" de este tipo de atracciones, es imprescindible que los titulares pidan "siempre" la autorización municipal, ya que no se deben "menospreciar" los requisitos administrativos y de seguridad.

"Estoy convencido de que el titular del castillo hinchable no deseaba que ocurriera el accidente, pero las cosas pasan", ha apuntado Jané, que ha subrayado la importancia de cumplir las normativas para poder aplicar el "control necesario para una utilización segura".

Jané ha indicado que agentes de la unidad científica de los Mossos d'Esquadra revisan el castillo -que según las primeras hipótesis no explotó- así como el motor anexo, para analizar las causas del siniestro, aunque no ha querido confirmar si la instalación sólo disponía de dos de los seis anclajes necesarios, ya que "aún es pronto para llegar a conclusiones".

El conseller ha indicado que los Mossos han puesto el caso en conocimiento del juzgado de guardia de Santa Coloma de Faners (Girona), si bien el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha precisado que el magistrado aún no lo ha judicializado porque está pendiente de recibir el atestado policial.

Paralelamente, la consellería de Interior ha abierto un expediente informativo por si se pudieran desprender irregularidades administrativas en la instalación del castillo inflable, según ha anunciado Jané.

El Sistema de Emergencias Médicas (SEM) ha informado de que hay un único afectado, de 9 años, que se halla ingresado en el Hospital Parc Taulí de Sabadell (Barcelona) en estado grave, pero estable, por el accidente de ayer.

Otros cuatro niños -tres niñas y un niño de entre 7 y 11 años- están ingresados en el Hospital Josep Trueta de Girona en estado menos grave, dos de los cuales ya están en planta, mientras que otra niña de 3 años ya tiene el alta médica.

El Ayuntamiento de Tordera (Barcelona) ha llevado a cabo hoy un minuto de silencio y ha de decretado 3 días de duelo ya que la niña fallecida era vecina de la localidad, como otras niñas heridas, que participaban en una fiesta de cumpleaños, y también había una de Blanes (Girona).

Entre los heridos hay asimismo dos hermanos de Caldes de Malavella que hace poco se trasladaron a vivir a Sils (Girona).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook