Los hospitales catalanes deberán bajar un 10 % los pacientes que están más de 24 h sin cama

12.04.2017 | 17:36
Los hospitales catalanes deberán bajar un 10 % los pacientes que están más de 24 h sin cama

Los hospitales catalanes deberán reducir un 10 % los pacientes que están en los servicios de urgencias más de 24 horas sin tener una cama, este mismo año 2017, según contempla el nuevo Plan Nacional de urgencias presentado hoy.
Este plan, elaborado durante un año por un comité de expertos formado por 40 personas y que ha contado con un proceso de debate en el que se han implicado otras 175 personas del mundo local, proveedores, entidades de pacientes y vecinos, ha sido presentado hoy por el conseller de Salud, Antoni Comín, en un acto en el Hospital de Sant Pau, de Barcelona.
El compromiso de reducir las horas de estancia en urgencias, que en algunos hospitales, como el de Vall d'Hebron, afecta al 50 % de los pacientes que ingresan, se completa con el objetivo a cuatro años de que el 100 % de los pacientes registren una estancia de menos de 24 horas en urgencias, ha explicado el conseller.
Para conseguir este objetivo, los hospitales deben reorganizar sus servicios de urgencias, con plantillas estables y continuadas, dar altas antes de las doce del mediodía y realizar más operaciones que no requieran hospitalización en épocas en las que no se prevén tanta demanda de camas, como en invierno con la gripe.
Además, Salud apuesta por potenciar al máximo la hospitalización en los domicilios particulares, a donde retornan los pacientes pocas horas después de ser intervenidos o atendidos y son visitados por equipos desplazados desde los centros sanitarios, aunque actualmente sólo se cubre en el 60 % del territorio catalán.
El plan presentado hoy prevé crear este mismo año dos líneas telefónicas de atención las 24 horas en pediatría y en salud mental, activar un helicóptero nocturno, y fomentar la atención domiciliaria y la hospitalización a domicilio.
Para combatir la saturación de urgencias, se crearán nuevos equipos de apoyo integral a la cronicidad (ESIC) en el Hospital Dos de Maig, Cotxeres y Sant Martí, de Barcelona, que se atenderá desde la atención primaria.
Los servicios de urgencias de los hospitales catalanes se deberán equiparar al resto de servicios de los centros y contar con una plantilla propia y estable, como ya se hace en el Hospital de Sant Pau, donde el porcentaje de pacientes que permanece a la espera de cama más de 24 horas es de los más bajos de Barcelona, un 25 %, frente al 50 % de Vall d'Hebron y el 28 % del Hospital Clínic.
La directora del Área de atención sanitaria del Servicio Catalán de la Salud, Cristina Nadal, ha precisado que el plan nace del "desajuste entre la demanda y la respuesta" de los centros sanitarios y servicios de urgencias y que se han articulado diez ejes de actuación y una treintena de acciones de mejora.
El nuevo plan, que no tiene un presupuesto propio concreto, se nutre de las diferentes partidas en las que deberá incidir, como el de la atención primaria, el 061 o los propios hospitales.
Por territorios, en el Baix Llobregat se creará una nueva unidad de preingresos de doce camas a finales de este año y una nueva unidad de agudos con 30 camas en el Hospital Moisès Broggi, y deberá mejorar la atención al final de la vida en las residencias en el Baix Llobregat norte.
En las comarcas de Lleida se hará una gestión conjunta de las camas de hospitalización de todos los centros sanitarios y se creará un Centro Urgencias de Atención Primaria (CUAP), y se continuará atendiendo de forma continuada a través del 061 en el Alt Pirineu y Aran.
En les Terres de l'Ebre, se crearán equipos de guardia de especialistas para la atención de pacientes y se reorganizará la área de hospitalización de las altas médicas y quirúrgicas antes de las doce del mediodía en la Clínica Terres de l'Ebre, además de dar acceso desde el Hospital Sant Joan de Reus a los sistemas de información y solicitud directa de pruebas de imagen al Hospital de Móra d'Ebre.
En Girona, se iniciará el despliegue de lo que el nuevo plan explica como "derivación inversa", es decir que los pacientes que acudan al Hospital Josep Trueta y no precisen ser atendidos en el ámbito hospitalario serán derivados al Punto de Atención Continuada (PAC) Güell, entre otras acciones que se desarrollarán este año.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook