JxSí y la CUP se quedan solos para una reforma que debe permitir una desconexión exprés

16.03.2017 | 17:32
JxSí y la CUP se quedan solos para una reforma que debe permitir una desconexión exprés

La ponencia conjunta para reformar el reglamento del Parlament, a fin de prever que se puedan tramitar por lectura única leyes como las de 'desconexión' del Estado, ha sido designada sólo con el apoyo de JxSí y la CUP y con el rechazo del resto de grupos, algunos de los cuales estudian pedir el amparo al TC.
La Comisión del Reglamento del Parlamento catalán ha designado este mediodía la ponencia redactora de la reforma, que estará integrada por tres diputados independentistas: Jordi Turull (JxSí), Roger Torrent (JxSí) y Anna Gabriel (CUP).
En la reunión de la comisión los dos grupos independentistas han defendido el derecho a solicitar la reforma del reglamento del Parlament, y han recordado que si se realiza por ponencia conjunta "no es por capricho", ha subrayado el presidente del grupo de JxSí, Jordi Turull, sino porqué así lo estipula el propio reglamento.
Turull se ha dirigido a la Mesa del Parlament para preguntar si en el reglamento de la cámara no se prevén sanciones para los grupos que "hagan dejadez de sus funciones" y no cumplan con sus obligaciones de participar como diputados en las labores parlamentarias.
Esta insinuación de que podrían ser sancionados los grupos que no participan en una ponencia conjunta prevista por el reglamento ha provocado la reacción airada de los grupos de la oposición, dos de los cuales -Ciudadanos y PPC- ya han anunciado que pedirían el amparo del Tribunal Constitucional (TC).
Desde Ciudadanos (Cs), José María Espejo Saavedra ha indicado que le parece "vergonzoso" que se pida sanciones a grupos que no quieran participar en la ponencia conjunta, y ha ratificado el rechazo de su partido a formar parte de esta última por entender que la reforma limita los derechos de los grupo de la oposición.
En sentido análogo se ha expresado el diputado del PSC David Pérez, que ha destacado, además, que "una ponencia conjunta de sólo tres personas no es una ponencia conjunta" y ha rechazado la posibilidad de que puedan ser sancionados los grupos que no desean participar en ella.
Joan Coscubiela, portavoz de Catalunya Sí Que Es Pot (CSQEP), ha puntualizado que su grupo sí que participaría en el debate de la reforma del reglamento si se utiliza la vía de presentar una proposición de ley y no la de ponencia conjunta.
Sobre las sanciones insinuadas por JxSí, Coscubiela ha afirmado que "un derecho nunca es una obligación, no tenemos la obligación de participar en una ponencia conjunta" y, en consecuencia, "no hay dejadez de funciones" como diputados.
Santi Rodríguez, portavoz adjunto del grupo del PPC, se ha manifestado en sentido coincidente y ha asegurado que "el derecho a participar de los diputados es un derecho, no una obligación", ha rechazado las posibles sanciones, y ha confirmado que su grupo pedirá el amparo al TC, como ya hizo tiempo atrás con las ponencias conjuntas de las 'leyes de desconexión'.
En cambio, para la diputada de la CUP Mireia Boya, la ponencia conjunta es la vía más democrática y participativa para reformar el reglamento, ha recordado que su grupo desea aprovechar este trámite "como una oportunidad para mejorar el funcionamiento de la cámara" y y ha asegurado que llevarán a la ponencia algunas "reivindicaciones de los grupos que no quieren participar".
También ha recordado a PPC y PSC que en el Congreso aprobaron una reforma exprés de la Constitución para introducir un artículo sobre el control del déficit, y que esto lo hicieron por lectura única.
Antes de que finalizara la sesión de la comisión, la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, ha señalado visiblemente enojada que "hemos hecho las cosas bien y de acuerdo con el reglamento. Tenemos un informe jurídico que así lo avala, por lo que no permitiremos que se cuestione que esta Mesa no actúa de acuerdo con la legalidad".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook