El Doctor Music Festival volverá en 2019 a Escalarre, 21 años después

21.02.2017 | 17:32
El Doctor Music Festival volverá en 2019 a Escalarre, 21 años después

El Doctor Music Festival volverá a celebrarse en Escalarre (Lleida) en julio de 2019, 21 años después de que abandonara este enclave verde del Pirineo catalán, según ha anunciado el presidente de la promotora de este evento, Neo Sala.
Con imágenes de un entorno idílico, un mensaje de agricultura sostenible, un cortador de jamón y olivas que explotan en el paladar, el mítico Doctor Music Festival dio anoche un paso más en su reencarnación desembarcando en la capital británica para seducir a las estrellas internacionales de la música.
El presidente de la promotora de este evento pionero en España, del que se llegaron a celebrar 4 ediciones entre 1996 y 2000, ha anunciado que será los días 12, 13 y 14 de julio de 2019 cuando vuelva al verde valle de Escalarre, su emplazamiento original, entre montañas, osos y quebrantahuesos.
"Hablamos de hacer algo mágico, un Shangri-La en las montañas", decía solo unos minutos antes, en su encuentro a solas con los periodistas españoles.
Poco después ha arrancado la exclusiva fiesta conducida por el locutor de la BBC Matt Everitt, que ha presentado las excelencias del "Woodstock español" ante la prensa extranjera y los representantes de Red Hot Chili Peppers, Muse, Arcade Fire, Mark Knopfler, Twenty One Pilots, Florence + The Machine, The Black Keys, Muse, Robbie Williams y Nick Cave, entre otros.
Colándose entre ellos, bandejas de delicias preparadas por Albert Adriá, el primer "artista" confirmado por el festival, al que volverá después de su participación como parte de El Bulli en la edición de 1997, esta vez sin la compañía de su hermano Ferrán.
"La música y la comida son dos de las tres cosas que más me gustan. Estoy muy ilusionado con el proyecto y por eso estoy aquí apoyándolo. En el mundo hacen falta locos como Neo Sala", ha destacado el prestigioso chef.
Consigo se llevará a todo el personal de su restaurante de Barcelona, Tickets, que ubicará durante esos días en el Pirineo ilerdense para poner su creatividad culinaria al servicio de los 50.000 asistentes que el evento espera acoger diariamente.
Para seducirlos también a ellos, esta cita que se anuncia como excepcional ("al menos, continuidad anual no tendrá", ha prometido Sala) insistirá por un lado en el "factor experiencia", es decir, en la "excelente" imagen de marca que, según ellos, conserva aún entre el público dos décadas después.
Se impulsa también la idea de "festival con mensaje", su apuesta por una agricultura de proximidad, ecológica y responsable, con productos de la comarca, a la que además ayudarán a "crecer" con empleo, promoción turística internacional e infraestructuras, de ahí que al evento no haya faltado la Diputación de Lleida.
"Hemos apostado por un lugar al que es difícil llegar, ya que el que venga conocerá una experiencia única", ha señalado Txema Arnedo, CEO de la empresa creada expresamente para su organización, InCowWeTrust, la cual recupera la imagen del "festival de la vaca".
Por último, claro, "un buen cartel" y, en este contexto de competencia feroz entre festivales que no existía cuando nació Doctor Music Festival, nada como ponerse "en el radar internacional" para atraer, ha avanzado su máximo responsable, "a lo mejor de los artistas que estuvieron en el pasado y que siguen vigentes y en activo, así como a los nuevos valores del pop-rock".
No es de extrañar en este sentido que en su discurso haya destacado que fue David Bowie el primer músico que confirmó su presencia, allá por 1995, y que entre sus hazañas se encuentra el haber llevado también a ese bello pero recóndito lugar del Pirineo a Lou Reed, Iggy Pop, Bob Dylan, Massive Attack, Blur, Rage Against The Machine, Nick Cave, Patti Smith y Muse.
También estuvo entonces Carl Cox y, según han prometido, el primer festival en España que dedicó una carpa propia a la música electrónica volverá a cuidar rigurosamente este género.
Además, han anticipado su intención de ofrecer algún contenido expositivo, concretamente la muestra dedicada al "Duque Blanco" que estos días circula por el mundo.
A partir de esta noche queda activado un sistema de solicitud de prerreservas en la web oficial del festival y los primeros abonos de esta "Reincarnation Edition" se podrán adquirir a principios del próximo mes de mayo.
Habrá un precio especial inicial de 175 euros para los "tres días y cuatro noches", con un posible descuento de 50 euros para aquellas personas capaces de demostrar con fotografías o relatos que ya estuvieron en alguna de las ediciones originales.
"Entonces fuimos muy pioneros y quisimos hacer un festival muy de verdad, como los que se hacían en Europa, pero en España no existía aún la infraestructura, todo salía muy caro y nos desangramos económicamente", ha rememorado Sala, emocionado por recuperar este emblema de la música en vivo en España, que volverá a poner a su promotora en el mapa de los festivales (en barbecho desde 2008).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook