Vientos huracanados y temperaturas glaciales congelan el norte de Catalunya

17.01.2017 | 18:07
Vientos huracanados y temperaturas glaciales congelan el norte de Catalunya

Vientos de más de 130 kilómetros por hora y temperaturas que han alcanzado los -18ºC en el Pirineo -hasta -24ºC en la cima de la Pica d'Estats-, con sensaciones térmicas de -30ºC, han dejado hoy helada el norte de Catalunya en el primer día de la ola de frío siberiano, que mañana aún se acentuará más.
Según ha informado el Servicio Meteorológico de Catalunya (SMC), la temperatura mínima esta mañana en una estación automática se ha registrado en el Puig Sesolles, a 1.688 metros de altura, con un registro de -10,8º, mientras que en Molló (Girona) se han medido -9,6º, en Gisclareny (Barcelona) -8,6º y en Puigcerdà (Girona), -7,7º.
La sensación de frío, sin embargo, es mucho más elevada por culpa del viento que sopla. En Puig Sesolles, el SMC ha medido una ráfaga de más de 137 kilómetros por hora, en el Santuario de Queralt, en Berga (Barcelona), han registrado una racha máxima de 124 km/h y en Portbou (Girona), una de 110 km/h.
En el Observatorio Fabra de Barcelona, donde a las 10 de esta mañana se registraban 3,4º, han medido una ráfaga de viento de más de 78 kilómetros por hora.
En el Turó de l'Home, a 1.708 metros, en la provincia de Barcelona, la temperatura mínima ha superado los -10º, aunque la sensación térmica es de -20º por el viento que sopla en la zona.
Aunque el SMC ha desactivado el aviso de peligro por nevadas porque no se esperan más precipitaciones, que en los últimos días han dejado un manto de más de un metro de nieve en muchas zonas del Pirineo, sí se mantienen activados los avisos de peligro por viento, estado de la mar por el oleaje y sobre todo por el intenso frío que durante tres días afectará a toda Catalunya.
El meteorólogo Néstor Gómez ha informado de que la temperatura de sensación en las cotas altas del Pirineo ha caído por debajo de los -30º y el riesgo de congelación es de sólo entre 5 y 20 minutos.
La masa de aire de procedencia continental con trazos siberianos, es decir, el más frío que puede llegar a Cataluña, y muy seco, ha entrado esta noche en Catalunya.
Según los meteorólogos, este viento, al chocar contra el Pirineo, se ve forzado a sobrepasarlo con una aceleración de la velocidad del aire en cotas elevadas, lo que sumado a las temperaturas gélidas de más de -10º en que se encuentran las montañas del Prepirineo en cotas de sólo 1.600 metros, y de -18º en las cotas más altas, hace que la sensación térmica sea siberiana.
Néstor Gómez explica que con temperaturas de -15º y vientos de 80 km/h la temperatura de sensación, la que nota el cuerpo, cae hasta los -31º.
Si la temperatura es de -18º y el viento sopla a 100 km/h, entonces cae la sensación hacia los -36º.
La temperatura de sensación o índice de frialdad sirve para valorar el riesgo de congelación para la mayoría de personas.
Con temperaturas de sensación de -30 grados, el tiempo de congelación es inferior a 30 minutos, mientras que, con temperaturas inferiores a -35º, el tiempo de congelación se reduce a sólo entre 5 y 10 minutos.
El Servicio Meteorológico de Catalunya ha anunciado que mañana las temperaturas mínimas aún serán más bajas y se extenderán las zonas afectadas por el frío hasta el litoral, mientras que el jueves aún se mantendrá el ambiente gélido, que podría empezar a remontar a partir del viernes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook