Prisión para los tres yihadistas detenidos el viernes en Ceuta y Figueres

15.01.2017 | 20:05
La policía traslada a uno de los detenidos hoy en Ceuta por su por su presunta relación con las organizaciones terroristas Jabhat al Nusra y Daesh, también denominada Estado Islámico. Siete personas fueron detenidas en las provincias de Alicante y Valencia, así como en la ciudad autónoma de Ceuta, en una operación que continúa abierta. Cuatro de los arrestados son de nacionalidad española y orígenes sirio, jordano y marroquí, mientras que los otros dos, residentes en España, son de nacionalidades siria y marroquí.

La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, en funciones de guardia, ha enviado a prisión a los tres yihadistas detenidos el pasado viernes en dos operaciones de la Guardia Civil en Ceuta y en Figueres (Girona) acusados de delitos de terrorismo.
Fuentes jurídicas han informado de que la magistrada ha acordado prisión sin fianza para las dos personas afines a la organización yihadista Dáesh que fueron detenidas en Ceuta así como para el holandés de origen marroquí, que había retornado de Siria, y que fue arrestado el mismo día en esta localidad gerundense.
Ahora bien, sobre este último pesaba una Orden Internacional de Detención (OID) de Holanda en virtud de la cual ha sido enviado a prisión, aunque también tiene otra causa abierta en el Juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional y así se lo ha trasladado la juez por si interesara tomarle declaración.
El holandés, que se había hospedado en la vivienda de un primo suyo, llevaba en España entre tres y cuatro días cuando fue detenido y podría tener intención de viajar a Alemania, según indicaron a Efe fuentes de la lucha antiterrorista.
Lo que sí saben es que se trata de un retornado de Siria "extremadamente radical y peligroso", por lo que a la Guardia Civil y a otras policías europeas les preocupaba bastante localizarlo.
Tampoco conocen con exactitud el tiempo que el holandés permaneció en Siria para combatir en las filas del Daesh.
Por su parte, los detenidos de Ceuta son dos personas afines a Dáesh que, tras experimentar un largo proceso de radicalización, formaban parte de un grupo cohesionado que había llegado a un nivel muy alto de determinación para el desarrollo de actividades terroristas.
Además, la Guardia Civil localizó un "depósito de armas", que contenía un subfusil automático con su cargador con munición de 9 mm, y tres machetes de grandes dimensiones.
Según el Ministerio del Interior, "los detenidos habrían pertenecido a un grupo de extremistas que mantenían reuniones en las que se ensalzaban los actos de terrorismo ejecutados en diversas partes del mundo. En concreto, el ataque del 13N en París era visto como un ejemplo a seguir en España".
Con estos tres arrestos ascienden a 181 los presuntos yihadistas capturados desde 2015 cuando Interior elevó a cuatro la alerta antiterrorista. EFE

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook