Aznar, en desacuerdo con la gestión de Rajoy

09.01.2017 | 17:42
Aznar, en desacuerdo con la gestión de Rajoy

El expresidente del Gobierno y del PP José María Aznar ha advertido hoy sobre los "pactos a base de más compromiso de gasto, sin reformas de calado" y ha dicho que impuestos altos, déficit y deuda son lo contrario de lo que necesita la economía española para crecer.
Aznar ha hecho estas afirmaciones durante su discurso, abierto a los medios de comunicación, en un almuerzo-coloquio con el pleno de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), su primer acto público tras renunciar el pasado 20 de diciembre a la presidencia de honor del PP.
Ante unos 70 empresarios, siete de ellos mujeres, y sin hacer declaraciones a los periodistas, Aznar ha señalado que la actual fragmentación parlamentaria y un gobierno en minoría son poco propicios para las reformas, pero ha añadido que "estabilidad y reformas no son una opción, sino un imperativo".
En este sentido, ha advertido contra los "pactos a base de más compromiso de gasto, sin reformas de calado", y ha añadido que "todavía hay que cerrar el largo paréntesis electoral abierto en 2014".
"El ciclo económico interno es favorable, más aún viniendo de tan abajo. Ahora el desafío es la sostenibilidad de la recuperación, en la que influye no solo la incertidumbre geopolítica internacional", ha apuntado Aznar, sino que está amenazada por el "riesgo político interno".
"Parece bastante probable que el contexto global no sea tan favorable: ni en tipos de interés, ni en precio del petróleo, ni en cotización del euro; y eso hace necesaria una verdadera agenda reformista que, a mi juicio, está incompleta", ha agregado.
"El gasto público ya fue en 2015 muy superior al registrado en 2007, el año antes de la crisis. Y en cuanto a las reformas, todavía tenemos que cerrar el largo paréntesis abierto con el comienzo del ciclo electoral en 2014", ha advertido el expresidente.
Sobre el actual Gobierno en minoría, ha indicado: "Sé bien que gobernar no es fácil y puedo evocar mi propia experiencia en un gobierno sin mayoría parlamentaria, pero no podemos elegir entre acuerdos y reformas. Necesitamos las dos".
"Tenemos que ensanchar con urgencia la parte productiva de la sociedad española. Esta debe ser la respuesta estratégica a las tendencias de fondo que desequilibran nuestro modelo de bienestar", ha afirmado Aznar, quien ha rechazado la idea de que "la única forma de reducir el déficit público consiste en subir los impuestos".
"Me parece que no es bueno que se vea el déficit público como elemento generador de crecimiento y empleo, y que se acuda a la deuda como un recurso indoloro para pagar el Estado del bienestar. Todo lo que se paga con deuda se paga más caro", ha advertido.
El expresidente ha dicho que no ve sentido a "proponer el recurso a la deuda como solución a un problema de sostenibilidad estructural del sistema de pensiones; porque eso es proponer que el sistema siga igual pero que su coste sea imprevisible y más caro".
"Impuestos altos, déficit y deuda son lo contrario del círculo virtuoso en que la economía española debe anclar su crecimiento", ha declarado.
Por otra parte, ha abogado por "acometer una reforma fiscal integral" para "orientar el sistema tributario al crecimiento económico".
En clave comunitaria, Aznar ha considerado que "tras el Brexit, Europa necesita abandonar los interminables debates existenciales y generar resultados que sean visibles para los ciudadanos, no solo en el ámbito económico".
"Necesitamos superar las rigideces que lastran nuestras economías -ha señalado-, generar entornos para que la innovación y el conocimiento sean los motores de nuestro crecimiento y bienestar y dar respuesta conjunta a los ataques permanentes a nuestros valores y a nuestro modo de convivencia".
Al respecto, Aznar ha advertido sobre la "debilidad" con la que se percibe a Europa y sobre la "gran incógnita sobre su posición ante el previsible cambio de la relación entre Estados Unidos y Rusia".
"Seguramente estamos en la antesala de las transformaciones del orden internacional más importantes desde el final de la Guerra Fría, y como europeos vamos a tener que hacer un gran esfuerzo para asegurar nuestra posición. Nadie lo va a hacer por nosotros", ha agregado para concluir: "No va a faltar trabajo ni van a sobrar los liderazgos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook