En libertad los detenidos de la CUP por quemar la foto del Rey

14.12.2016 | 04:20

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu dejó ayer en libertad a los 5 miembros de la CUP detenidos entre el lunes y ayer por no comparecer el pasado viernes a la citación judicial por quemar fotos del Rey en la manifestación convocada por la izquierda independentista en la última Diada.

Andreu adoptó esta decisión al no haber pedido la Fiscalía medidas cautelares para los detenidos, quienes en su comparecencia se acogieron a su derecho a no declarar, según informó a los periodistas el abogado de dos de ellos, Eduard Cáliz.

Según el letrado, quedaron todos ellos en libertad con la única obligación de comparecer cuando sean llamados por el tribunal.

Los dos últimos detenidos ayer, Nora Miralles y Roger Santacana, fueron arrestados cuando se trasladaban por la mañana en autobús para apoyar a los otros tres compañeros arrestados -Iván Altimira, Jordi Almiñana y Aitor Blanc-, con los que finalmente tuvieron que comparecer también ante el juez por un delito de injurias a la Corona.

Fotocopia
El abogado, que se presentó como portavoz de la izquierda independentista, calificó lo sucedido de "juicio político" y de "persecución política a la libertad de expresión" y destacó que la Audiencia Nacional "no tiene legitimidad sobre la soberanía del pueblo catalán".

Consideró por ello que se trata de un "ataque frontal" a la soberanía de los "països catalans" "y a la libertad de expresión", por lo que entiende que no cabe más que el archivo de las actuaciones.

"También consideramos un insulto a la inteligencia el hecho de que en pleno siglo XXI se persiga y se detenga por parte de un estado que se autodenomina democrático a militantes por el único hecho de quemar una fotocopia", criticó.

Tildó además de "increíble" que "un gobierno del Principado de Catalunya que se denomina independentista tenga un departamento de Interior con una persona al frente que persigue militantes de oficio, dentro de una manifestación legalmente convocada, y se dedique a detenerlos y a entregarlos a la guardia civil", en clara alusión al conseller de Interior, Jordi Jané, cuyo "cese inmediato" está reclamando la CUP.

El juez Andreu imputó a los cinco jóvenes por un delito de injurias a la Corona después de que en la manifestación convocada por la izquierda independentista en la última Diada una decena de personas, a cara descubierta, quemaran fotografías de Felipe VI y, en su reverso, una fotocopia de la portada de la Constitución.

El juez citó a declarar a los cinco independentistas, pero todos ellos se negaron a comparecer, ya que, según aseguraron en una rueda de prensa el pasado 2 de diciembre, su objetivo era "desobedecer" al magistrado, ya que consideraban que no es delito quemar imágenes de una institución que a su juicio ha "reprimido a los Països Catalans".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook