El Estado asumirá las autopistas de peaje en quiebra

13.12.2016 | 04:20
El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, dio ayer por hecho que las autopistas de peaje en situación de quiebra "revertirán al Estado", que tendrá que decidir "qué tipo de gestión les da". En una entrevista con RTVE, De la Serna reiteró ayer que el objetivo primordial de su departamento es garantizar que los usuarios puedan utilizar estas vías "permanentemente", "que no haya un vacío que impida su gestión".

En segundo lugar, añadió, Fomento intentará llegar a un acuerdo con las entidades financieras "que facilite las cosas", una opción que De la Serna considera "muy difícil", entre otros motivos porque algunas de ellas "ya han soltado sus participaciones".

El titular de Fomento recordó que estas autopistas están "en un proceso enormemente comprometido", algunas de ellas en concurso de acreedores e incluso "en fase de liquidación". Por ello, dijo, "el escenario que se nos plantea es llegar a una reversión de estas autopistas al Estado".

Según De la Serna, esta situación de quiebra se ha debido al "incremento enorme del valor de las expropiaciones" y "por un tráfico que se aleja mucho de lo esperado".

La situación concursal que atraviesan estas autopistas está pendiente de la decisión de los jueces, que deberán determinar la liquidación de estas concesiones y el plazo para ello. Fomento ya había solicitado a los administradores concursales y a los jueces una prórroga de nueve meses, hasta julio de 2017, para asumir la gestión de las autopistas de peaje en concurso de acreedores a fin de llevar a cabo el proceso de una forma ordenada.

Facua-Consumidores en Acción rechazó ayer que el Gobierno "nacionalice las pérdidas de quienes no han sabido gestionar las autopistas" y recordó que la patronal de la constructoras Seopan cifró el rescate en cinco mil millones.

Mientras el Ejecutivo evita aprobar medidas que impidan los cortes de luz a las familias más vulnerables, asume que nacionalizará una deuda multimillonaria para rescatar a bancos y constructoras, lamentó en un comunicado Facua.

sobrecostes

Facua rechaza que el Ejecutivo asuma las "pérdidas de estas carreteras en quiebra porque seis bancos (Santander, Bankia, BBVA, CaixaBank, Sabadell y Banco Popular) y las principales constructoras las hicieron sobreestimando su tráfico", que ha caído en más del 50% en los últimos años, así como por sobrecostes de las expropiaciones de los terrenos y debido a obras inesperadas.

Tras censurar que el Ejecutivo "vuelva a priorizar la salvaguarda de los intereses de bancos y constructoras frente a las necesidades más básicas de la mayoría de los ciudadanos", la asociación recuerda que es la segunda vez que el Estado acude al rescate de las autopistas de peaje. En 1984 se hizo una nacionalización similar para "salvar prácticamente a los mismos concesionarios que ahora piden ayuda: bancos y constructoras", recriminó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook