La Policía descarta el robo en el asesinato de la viuda del expresidente de la CAM

10.12.2016 | 17:54
La policía científica registra el vehículo en el que la viuda del expresidente de la extinta Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), Vicente Sala, ha fue hallada ayer muerta por un disparo en la cabeza en el interior del coche de alta gama en el transcurso de un supuesto robo, en Alicante.

La Policía investiga la posibilidad de motivos económicos tras descartar el móvil del robo en el crimen de la viuda del expresidente de la extinta CAM Vicente Sala, que fue asesinada ayer de dos disparos en el interior de un coche en un concesionario de Alicante propiedad de la familia.
Fuentes de la investigación han señalado a Efe que aunque la mujer, María del Carmen Martínez, de 72 años, fue hallada muerta en el interior de un coche de alta gama en Alicante tras un supuesto robo, las pesquisas han descartado ya este móvil.
Lo han hecho después de analizar el modo en que fue asesinada la mujer -murió de dos disparos en la cabeza- y de comprobar que el autor de los disparos ni siquiera se llevó el bolso o las pertenencias de la víctima, añaden las mismas fuentes.
Ahora la investigación del crimen se centra en otros móviles, como la motivación económica, y, de momento, no hay detenidos relacionados con estos hechos.
La autopsia practicada hoy al cadáver de la mujer ha confirmado que ésta no pudo defenderse de sus atacantes, que le descerrajaron dos disparos a quemarropa en el lado izquierdo de la cabeza, según han concretado a Efe fuentes próximas a la investigación.
Los forenses han tomado esta mañana diversas muestras biológicas a partir de las uñas y otras zonas del cuerpo de la víctima para realizar análisis de ADN.
Mientras tanto, la Policía sigue tratando de localizar el arma homicida, y hoy la ha buscado en unos contenedores situados junto al concesionario de automóviles donde se produjeron los hechos, uno de los negocios de automoción que jalonan la llamada carretera de Ocaña, en Alicante.
La mujer fue hallada muerta minutos antes de las 19.00 horas de ayer en el interior de su vehículo, un todoterreno de alta gama, en un lavadero del concesionario que regenta la familia.
Unos empleados del concesionario dieron la voz de alarma y los agentes que se personaron en el lugar acordonaron de inmediato la zona.
Tras revisarlo en el lugar de los hechos, los investigadores se llevaron el coche a dependencias policiales para analizarlo con más detenimiento, en tanto que la comisión judicial de guardia ordenó el levantamiento del cadáver pasadas las 21.00 horas.
Aunque en un principio se barajó el robo del todoterreno como móvil del crimen, fuentes de la investigación han precisado que esa hipótesis ha quedado totalmente descartada en favor de otras líneas de investigación.
Los agentes interrogaron a los empleados del concesionario y a otros trabajadores de empresas cercanas, pero ninguno de ellos había visto nada sospechoso ni había escuchado los disparos.
El empleado de un taller ubicado en la misma acera del concesionario donde se produjeron los hechos Rodrigo Valdés ha relatado hoy a los periodistas que a la misma hora del asesinato se encontraba trabajando y no escuchó las detonaciones ni observó a nadie sospechoso en la zona.
Por su parte, el dueño de este taller, que se ha identificado como Luis, ha recordado que la calle Zodiaco, donde se produjeron los hechos, "tiene un gran tránsito de coches", por lo que no es difícil que nadie escuchara los disparos.
El funeral por la viuda se celebrará mañana por la mañana, han informado fuentes municipales, después de que el féretro haya sido instalado esta tarde en el tanatorio La Siempreviva, en la pedanía de la Santa Faz.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas