DIARI DE TERRASSA

Nacen 38 anacondas en el CosmoCaixa de Barcelona

01.12.2016 | 17:35
Nacen 38 anacondas en el CosmoCaixa de Barcelona

La pareja de anacondas verdes que habitan en el Bosque Inundado del CosmoCaixa de Barcelona han tenido 38 crías que han nacido después de los 7 meses de preñez de su madre, que habita en este espacio desde hace 12 años.
La anaconda verde (Eunectes murinus) es la serpiente más grande del mundo, ya que puede llegar a medir hasta 12 metros de largo, aunque los tamaños más habituales son de tres metros en los machos y seis en las hembras.
Según han informado fuentes del CosmoCaixa, los recién nacidos se encuentran en buen estado y están sometidos a los controles de salud, aunque mientras no muden la piel no podrán empezar a ingerir alimentos.
Las crías pesan 250 gramos y miden entre 75 y 80 centímetros de largo.
El recinto expositivo ha decidido que en el momento que ya estén en condiciones de ser donados, los ejemplares serán cedidos a diferentes zoos y acuarios, así como a universidades que tengan proyectos de estudio sobre esta especie con el objetivo de profundizar en su conocimiento.
Se trata de una especie semiacuática que habita zonas poco profundas de aguas lentas así como sabanas y bosques tropicales.
Es común sobre todo en la cuenca del Orinoco, en el este de Colombia o en la cuenca del río Amazonas, en Brasil, así como en los Llanos inundables de Venezuela.
Las hembras son ovovivíparas e incuban internamente sus huevos durante unos 7 meses. Normalmente tienen de 20 a 40 crías, aunque el récord está en 82, y cuanto mayor es la hembra más numerosa puede ser la puesta.
Las anacondas se reproducen en la naturaleza cada dos años. Los recién nacidos de esta especie son más grandes que la mayoría de serpientes al nacer, con unos 200 gramos de peso medio y una longitud de 68 centímetros.
Después de nacer, las crías ya son totalmente independientes, se alimentan de peces, mamíferos, reptiles y aves y notan la presencia de sus presas por las vibraciones de los movimientos y por su olor.
Prefieren las presas más grandes que ellas y consumen desde caimanes a capibaras, peces, aves u otras anacondas, sobre todo las grandes hembras, que pueden depredar a los machos más pequeños.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook