La ANC admite que el proceso "genera cierta desorientación y fatiga"

21.08.2016 | 14:16
El presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez, escucha atentamente en la sesión de control al Govern.
El presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez, escucha atentamente en la sesión de control al Govern.

El presidente de la ANC, Jordi Sànchez, ha admitido hoy que el proceso independentista "genera cierta desorientación y fatiga" en la ciudadanía porque, en su opinión, ésta quiere que el proceso culmine y no entiende por qué el Gobierno español no permite un referéndum.
En una entrevista en Catalunya Ràdio, el presidente de una de las principales entidades civiles impulsoras del proceso soberanista ha asegurado que "la gente está parcialmente desorientada" por las dificultades que pone el Gobierno al proceso, aunque ha admitido que entre las filas de los partidos independentistas también ha faltado "armonía" para avanzar "a la velocidad de crucero" prometida.
"A la propia mayoría independentista -en el Parlament- le ha costado encontrar toda la armonía necesaria para avanzar a una velocidad de crucero que todos hubiéramos querido más rápida. Pero la gente sabe que lo que vamos a hacer es complicado y mantiene la ilusión", ha asegurado.
Respecto a la Diada del próximo 11 de septiembre, ha explicado que hay actualmente poco menos de 100.000 inscritos, una cifra inferior a la del año pasado por estas fechas debido, según ha alegado, a que las inscripciones se han iniciado más tarde.
También ha justificado el bajo ritmo de inscripciones a que las entidades soberanistas tienen que reservar su "capacidad de movilización" para un referéndum sobre la independencia que, según ha pronosticado, se celebrará el próximo año.
"La gente está en situación de reserva activa de movilización", ha asegurado.
Sànchez se ha referido a la advertencia del TC a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, por haber permitido la votación de las conclusiones de la Comisión de estudio del proceso constituyente, y ha dicho que nadie con "dos dedos de sentido común puede entender la actitud del Constitucional, auspiciado por el Gobierno español".
El líder de la ANC ha asegurado que "indudablemente", Forcadell debería seguir con su actividad al frente de la cámara catalana en el supuesto de que fuera inhabilitada.
También ha vuelto a guiñar el ojo a los votantes de Catalunya Sí que es Pot (CSQP) para ganarlos para la causa independentista y ha señalado que "algunos de sus dirigentes han de resolver la contradicción de por qué legitiman la autodeterminación y la desobediencia para determinados derechos y para otros no".
Aunque ha reiterado que la ANC apuesta por un referéndum vinculante y "no ha hablado nunca" de uno unilateral, ha afirmado que "es muy probable que al final acabe siendo unilateral, porque nadie al otro lado de la mesa querrá asumir el diálogo, y eso llevará al acto de soberanía", de convocar un referéndum unilateral.
Sobre la cuestión de confianza a la que se someterá el 28 de septiembre el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha destacado que "no hay mucho margen de duda de que se superará con cierta facilidad" y, si bien ha augurado que el debate entre Junts pel Sí y la CUP se centrará en los presupuestos, que antes del verano fueron vetados por los anticapitalistas.
Por este motivo, ha pedido a los 72 diputados independentistas (62 de JxS y 10 de la CUP) que tengan conciencia de que están encarando "la solución del conflicto".
"El proceso es hoy más complejo porque nos estamos acercando al final", ha dicho antes de asegurar que, en este conflicto entre los independentistas y el Gobierno, los soberanistas dependen de ellos mismos: "tenemos las cartas para ganar la partida, las hemos de saber jugar correctamente y el Estado español no tiene las cartas para podernos frenar democráticamente". EFE

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook