Las víctimas de Spanair, esperanzadas, piden valentía a los jueces ocho años después

20.08.2016 | 19:11
La presidenta de la Asociación de Afectados del Vuelo JK5022, Pilar Vera (3d), junto a familiares de las víctimas, durante el homenaje ante el monumento situado en el Parque Juan Carlos I de Madrid.
La presidenta de la Asociación de Afectados del Vuelo JK5022, Pilar Vera (3d), junto a familiares de las víctimas, durante el homenaje ante el monumento situado en el Parque Juan Carlos I de Madrid.

Ocho años después del accidente del avión de Spanair, las víctimas, esperanzadas, han reclamado a los jueces de Madrid y Canarias valentía para que emulen a la Audiencia de Barcelona y eleve las indemnizaciones por un siniestro cuyas causas aún dicen desconocer.
Un aniversario más, los aeropuertos de Adolfo Suárez Madrid Barajas y el paseo de la playa de Las Canteras de Las Palmas de Gran Canaria han sido escenario del homenaje que los allegados de las 154 víctimas, convocados por la Asociación de Afectados del Vuelo JK5022, han rendido a sus familiares.
Y sin olvidar las viejas reivindicaciones de la asociación para conocer la verdad de lo sucedido y que se haga justicia, en esta ocasión las víctimas han acudido a los actos con una puerta abierta a la esperanza después de que la Audiencia barcelonesa decidiera hace unos días aplicar el reglamento europeo y no el baremo de las víctimas de tráfico para cuantificar las indemnizaciones.
En esta pelea legal ha tenido mucho que ver el abogado Francisco Vázquez, que en la defensa de una de las víctimas ha conseguido elevar la indemnización de los 148.990 euros que estableció un juzgado mercantil a 235.632 euros, muy lejos en cualquier caso de los nueve millones de dólares que corresponderían a cada víctima si se divide el importe de 1.500 millones de dólares por el que estaba asegurado el vuelo.
A esta "tabla ardiendo" del fallo de Barcelona quiere agarrarse la asociación que dirige Pilar Vera, que ha instado a los jueces de las otras audiencias que tienen casos pendientes de víctimas a que se "envalentonen", consciente, no obstante, de que la jurisprudencia de estos órganos judiciales es menor.
Pero no pierden la esperanza, como tampoco la de que se pueda reabrir una causa penal que la Audiencia de Madrid archivó en 2013 al considerar que la responsabilidad del siniestro no era imputable a los técnicos, sino a la actuación "errónea" de los pilotos.
Ha aprovechado la presidenta de la asociación para criticar a la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC) por su falta de transparencia y su poca fiabilidad y por su actual composición, que ha sido renovada para seis años y ha elegido a un presidente que es "un jubilado de Airbus" y a unos vocales con perfiles "de auténtico escándalo".
De "retroceso" y de "escarnio, vergüenza e insulto" a los fallecidos en el accidente ha calificado Vera esa decisión.
Que alguien les diga qué ocurrió aquel trágico día, que se les explique por qué "los que permitieron que el avión se estrellara" sigan teniendo responsabilidades en materia de aviación y que se abra una comisión parlamentaria de investigación son algunas de las otras reivindicaciones que de nuevo han dejado sobre la mesa.
Como también la de que los accidentes de este tipo sigan un proceso judicial en la Audiencia Nacional y no en los juzgados ordinarios.
Música, ofrendas florales, minutos de silencio, versos y responsos han protagonizado los actos de homenaje, que en el caso de la playa de Las Canteras ha contado con la presencia de la tesorera de la asociación, Ángeles Piretti, quien ha denunciado la "falta de compromiso" que ha tenido hasta ahora la justicia española con las víctimas y ha lamentado que "el sistema proteja al poderoso frente al débil".
En Madrid han sido tres escenarios. El primero de ellos, el Parque Juan Carlos I, justo en el monumento en memoria y recuerdo de los pasajeros del vuelo JK5022.
Allí, Pilar Vera no ha podido contener la emoción y ha tenido que ser relevada en la lectura del comunicado por Loreto González, superviviente y madre de una joven que falleció en el accidente.
Loreto perdió a su única hija con 23 años y durante este tiempo ha sufrido muchas operaciones, rehabilitación... Hoy dice que está mucho mejor físicamente, pero que "el corazón está igual de partido". "Estoy mal -ha comentado a la prensa- porque los muertos no vuelven, por desgracia, y la justicia no actúa".
Ya en el aeropuerto madrileño, el primer lugar elegido para el recuerdo ha sido el olivo a las afueras de la Terminal 2 en el que se encuentran las placas con los nombres de las víctimas.
Poco después, los familiares se han trasladado al monumento La Paloma, ya dentro de la T2, para depositar un corazón de rosas blancas. Tras la rueda de prensa, se ha producido el acto más emotivo, justo en el lugar donde se estrelló el avión.
"Todavía es posible lograr justicia y verdad, como lo han conseguido otras tragedias en España", ha sido de nuevo el mensaje de las víctimas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook