Rivera ve preocupante el egoísmo de Rajoy y Sánchez y les urge a no bloquear

02.08.2016 | 20:08

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha dicho estar preocupado por la "cerrazón" y el "egoísmo" de Mariano Rajoy y Pedro Sánchez y les ha pedido "sentido común" y de Estado para que pueda empezar la legislatura, al advertirles de que España "no tiene tiempo" y no se la puede "condenar" al bloqueo.
Durante una intervención en abierto en la reunión de su grupo parlamentario en el Congreso, Rivera ha señalado que "no basta" con que sólo Ciudadanos sea responsable, sino que sobre todo tienen que serlo el PP y el PSOE.
"Ahora estamos en sus manos", ha dicho Rivera a sus diputados después de la reunión que Rajoy y Sánchez han mantenido esta mañana y en la que no ha habido ningún acercamiento de posturas.
Un encuentro en el que ninguno de los dos ha estado a la altura de la "responsabilidad" que les toca, ha señalado el líder de la formación naranja, que les ha pedido "no que gobiernen juntos", sino que se sienten a negociar.
En este contexto, ha pedido al jefe del Ejecutivo en funciones que "se lea" el documento del Rey, donde el monarca le encarga la formación de gobierno, y acuerde la fecha de la investidura con la presidenta del Congreso, Ana Pastor.
Y al líder del PSOE le ha emplazado a atender las recomendaciones del expresidente del Gobierno Felipe González y de otros dirigentes de su partido que han pedido a los suyos que se abstengan en la investidura de Rajoy.
"Cuando no se puede gobernar ni se tiene un gobierno alternativo, no se puede obligar al país a una crisis sin precedentes", ha avisado.
Mañana le toca a Rivera reunirse con Rajoy, a quien le trasladará la decisión que ha tomado su partido de pasar del no a la abstención, un gesto que hace "no por Rajoy, sino por España", ha recalcado, y también que espera contar con el PP para todas las reformas prioritarias que cree que se necesitan acometer.
Desde la "autoridad" de un partido "que se ha mojado" y que va a seguir haciéndolo, ha asegurado, Rivera ha pedido a las dos principales fuerzas que "no hagan peligrar" la estabilidad política porque, entre otras cosas, planea una multa de 6.000 millones de euros de Bruselas por incumplimiento del déficit.
Espera así que "rectifiquen" sus posiciones y que empiecen a trabajar para que el país "se ponga en marcha" y confían en que la investidura pueda celebrarse en agosto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook