Trànsit recurre al dramatismo en su campaña contra las imprudencias al volante

14.07.2016 | 19:36
Trànsit recurre al dramatismo en su campaña contra las imprudencias al volante

El Servei Català de Trànsit (SCT) ha recurrido al dramatismo, recreando las decisiones erróneas que hay detrás de un trágico accidente, en su nueva campaña contra las imprudencias al volante, con la que pretende reducir la siniestralidad viaria en Catalunya, que este año va a la baja.

El conseller de Interior, Jordi Jané, y la directora del SCT, Maria Eugènia Domènech, han presentado hoy la nueva campaña de Tráfico, con el lema "Al volante, elige el buen camino", en la que se pueden ver, a través de dos anuncios, las decisiones imprudentes que adoptan dos conductores que acababan chocando entre ellos, en una historia basada en hechos reales.

Jané ha reconocido que la campaña, que recurre al impacto de la dureza emocional, "no dejará indiferente a nadie", ya que su objetivo es concienciar a los conductores de que está en sus manos tomar las decisiones correctas para evitar muchos accidentes.

Los dos anuncios entrecruzan los pasos previos del siniestro para demostrar cómo un conjunto de decisiones erróneas e imprudentes, por parte de ambos conductores, acaban con un accidente mortal.

Por un lado aparece un joven de 36 años, Pau, que se va a cenar con unos amigos, y que no duda en conducir de regreso a casa, descartando subirse a un autobús, pese a que se ha tomado algunas copas y que no ha descansado suficientemente.

Una vez en el coche, Pau también opta por no atarse el cinturón de seguridad. El alcohol, el cansancio e ir sin cinturón le acabarán costando la vida cuando choque contra un turismo conducido por Anna.

En el otro anuncio de la campaña se ve el accidente desde el prisma de Anna: se despierta apresurada, junto a su compañero, Albert, y, con las prisas, deciden no instalar los sistemas de retención infantil para que sus hijos, Marc y Claudia, viajen seguros.

Poco antes de chocar, Anna elige manipular su teléfono, porque ha recibido un mensaje, por lo que no tiene tiempo de reacción para evitar el impacto con el turismo que conduce Pau, a quien se le cierran los ojos por el cansancio.

Debido al accidente, fallecen Pau, de 36 años, y Claudia, la hija de 5 años de Anna.

"Pau eligió no ponerse el cinturón. Y ahora Pau está muerto" y "Anna eligió coger el móvil. Y ahora su hija está muerta", son las frases finales con los que la campaña insiste en la importancia de adoptar las decisiones correctas al volante.

"La elección tiene consecuencias", ha insistido hoy Jané, mientras que Domènech ha precisado que la campaña, que estará vigente hasta el 31 de diciembre, se basa en hechos reales, aunque los nombres de los personajes son ficticios.

El conseller también ha subrayado que la campaña publicitaria se acompaña de otras medidas que Tráfico está llevando a cabo para combatir la siniestralidad, como controles policiales, campañas de sensibilización a pie de carretera, y la instalación de más radares -sobre todo de los que controlan la velocidad por tramos-.

Jané ha destacado que aún queda mucho trabajo en el ámbito de la seguridad vial, pero no obstante ha subrayado que hasta hoy ha habido en este 2016 en Catalunya un total de 83 víctimas mortales en accidentes de tráfico, cinco menos que durante el mismo período del pasado año y cuatro más que en el mejor año de la década, 2014.

Además, ha señalado que desde principios de año ha habido un total de 61 accidentes mortales -frente a los 77 del mismo período de 2015-, y que dos de ellos fueron especialmente trágicos, ya que en el de Freginals (Tarragona), en marzo pasado, hubo 13 muertos -el más grave en Catalunya en las últimas décadas- y en Pont de Molins (Girona), en abril pasado, murieron siete personas.

A preguntas de los periodistas, Jané también se ha mostrado abierto a que se modifique la velocidad, tanto al alza como a la baja, en algunos tramos viarios, si se demuestra que se debe de ajustar, como ha sostenido recientemente el RACC en una auditoría.

"No se tiene que ser estático con los límites. Tienen que ser creíbles para el conductor y adaptados a las condiciones de la carretera", ha apuntado el conseller, que no obstante ha dado a entender que no se prevé adoptar ninguna medida en este sentido de forma inminente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook