El PSC trabajará con el PSOE por la reforma federal y no defiende el derecho a decidir

01.07.2016 | 18:57
Meritxell Batet y Pedro Sánchez.
Meritxell Batet y Pedro Sánchez.

El PSC ha dejado claro hoy que mantiene intacta su reivindicación de la reforma federal y trabajará por ella en plena coincidencia con el PSOE, y ha recordado que su ponencia política para el congreso de otoño no defiende en ningún caso el derecho a decidir, ni la autodeterminación, ni una vía unilateral.
La ponencia del XIII congreso del PSC, que se celebrará del 4 al 6 de noviembre, aboga por una reforma constitucional federal que incluya el "pleno reconocimiento del carácter nacional de Cataluña, de sus derechos históricos y de la singularidad de su autogobierno".
El texto recalca la apuesta por el referéndum constitucional y rechaza "preguntar primero" sobre la independencia, si bien agrega que en caso de que la ciudadanía catalana rechazara en las urnas dicha reforma, "entonces sí, el PSC propondría al conjunto de españoles otros instrumentos democráticos (por ejemplo, una Ley de claridad como la canadiense) que establecieran las condiciones para, si se tercia, verificar el apoyo ciudadano a una eventual secesión".
Pero la secretaria de Ciencia, Participación y Política en Red del PSOE, María González Veracruz, ya aseguró esta mañana que su partido no comparte esa propuesta del PSC: "Espero que esto no prospere y que la solución que pensamos que es la viable y la que beneficia al país y a Cataluña sea la de la reforma constitucional".
Sin embargo, desde el PSC se han negado posibles fricciones con su partido hermano y se ha insistido en que su prioridad sigue siendo la misma, la de trabajar junto al PSOE para lograr con éxito una reforma federal de la Constitución, según han explicado a Efe fuentes de la dirección de los socialistas catalanes.
Dichas fuentes han recordado que desde el PSC solo se propondrían esos otros instrumentos alternativos en el supuesto extremo de que los catalanes rechazaran la reforma constitucional, un escenario que la formación catalana "trabajará para que no pase".
Además, la cúpula socialista considera que en el texto de esa ponencia política no se defiende en ningún caso ni el derecho de autodeterminación, ni el derecho a decidir, ni ningún planteamiento de tipo unilateral, ya que esos otros posibles instrumentos serían propuestos siempre "al conjunto de los españoles".
Más allá de esto, el PSC considera que su planteamiento no es nuevo, ya que ha sido esgrimido desde hace meses por diversos dirigentes del partido, entre ellos el propio Miquel Iceta, que ya han puesto sobre la mesa en varias ocasiones la posibilidad de ahondar en la vía canadiense si llegara el caso de que fracasara el referéndum constitucional en Cataluña.
El propio texto de la ponencia descarta de hecho abordar ahora un referéndum de independencia como el que defienden los partidos soberanistas y Podemos: "Empezar por el final, como algunos pretenden, preguntando primero por la última de las opciones a considerar, es tanto como desbravar la presión negociadora hoy acumulada", señala.
"Si una consulta de esas características fuera viable de entrada, querría decir que estamos ante un nuevo marco de diálogo restablecido entre Cataluña y España, ante un nuevo clima de entendimiento, cosa que, juntamente con un debate sereno y profundizado sobre los efectos positivos y negativos de la independencia, daría como resultado, bien probablemente, un 'no' a la secesión", apunta la ponencia.
"¿Con qué fuera se podría entonces ir a la negociación para un pacto bilateral ambicioso? -concluye el texto-. Hay que empezar por poner a referéndum la posible renovación del pacto constitucional de 1978. Eso es lo que propone el socialismo catalán de acuerdo con el conjunto de socialistas de España".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook